miércoles, octubre 28, 2015

músculo civil

Imaginé desde el principio que para el nuevo equipo de gobierno, la herramienta prioritaria iba a ser la Participación Ciudadana. Ahí radicarían su solidez y su capacidad de movimientos, dada su anemia política, económica y mediática. Todas las demás delegaciones (de Hacienda a Cultura) había que apoyarlas en este pilar: en el despertar y la reactivación social, desarticulada tras los veinte años del régimen anterior. Es decir, una actitud política fundamentada en el consenso, la escucha y la pedagogía. Porque para que la gente esté detrás de ti, para que te defienda ante la oposición, ante los Joly o ante el mismísimo Montoro, la gente tiene que sentir tu proyecto de cambio como suyo. De lo contrario, todo va a quedar en fuegos de artificio callejero, fugaz y pancartil. Aún, no sé si los concejales del gobierno supieron entender lo que ocurría el día de la investidura afuera, en la plaza. 

Y otra cosa: siempre supuse que el área de Participación Ciudadana caería en las manos de “Ganar Cádiz”, pues tenía (y tiene) mucha gente con larga experiencia en ello dispuesta a aportar con sabiduría y generosidad. Pero no fue así. Y de aquellos polvos, estos lodos. Se pueden cometer errores en otras delegaciones. En esta, rotundamente, no. Lo que está en juego es el fracaso definitivo de cualquier proyecto de transformación y el regreso triunfal del régimen.
Si el gobierno logra entenderse horizontalmente con quienes se ilusionaron aquel día en San Juan de Dios, el barco aún podrá navegar. Pero sin ese músculo civil este gobierno no será más que un ridículo gatillazo para la historia de esta ciudad.

miércoles, octubre 21, 2015

rizoma no raíz

Haced rizoma y no raíz, ¡no plantéis jamás! ¡No sembréis, picad! ¡No seáis uno ni múltiple, sed multiplicidades! ¡Haced la línea y jamás el punto! ¡La velocidad transforma el punto en línea! ¡Sed rápidos, incluso sin cambiar de lugar! Línea de suerte, línea de cadera, línea de fuga. ¡No suscitéis un General en vosotros! ¡Haced mapas y no fotos ni dibujos! Sed la Pantera Rosa y que vuestros amores sean aún como la avispa y la orquídea, el gato y el babuino!

Gille Deleuze y Felix Guattari en "Mil Mesetas: capitalismo y esquizofrenia".

jueves, octubre 15, 2015

cosa chula

COSA CHULA (Kool thing), una conversación a dos voces en torno al patriarcado, escondida en una impresionante canción de los Sonic Youth (algunos versos en traducción algo flexible)....




ELLA:


Cosa Chula, sentado con una gatita,

ahora estás seguro de que eres guapo
como un amante, no como un bailarín.
Super-hombre aprovecha tú esta pequeña oportunidad
[porque] Yo no la quiero, yo no me la creo...
Cosa Chula, déjame jugar con tu radio,
muéveme, enciéndeme, oh, nene,
yo seré tu esclava y me depilaré para ti,
[aunque] Yo no lo quiero, yo no me lo creo...


ÉL:

Sí, háblales de eso, golpéales donde les duele.


ELLA:

Oye, Cosa Chula, ven aquí, siéntate a mi lado.

Hay algo que quiero preguntarte:

sólo quiero saber qué vas a hacer por mí,

quiero decir, ¿vas a liberarnos a las chicas

del opresivo patriarcado blanco?


ÉL:

¡Háblame claro!!


ELLA:

¿Sí?


ÉL:

¡Sí!


ELLA:

No te vayas a avergonzar...


ÉL:

¡Explícalo!


ELLA:

¡Miedo a un planeta femenino!


ÉL:

¿Miedo a un planeta femenino?

¡Miedo, nena!


ELLA:

Sólo quiero saber si podemos seguir siendo amigos

¡vamos, vamos, vamos, venga,

que todos lo sepan, Cosa Chula!

Cuando seas una estrella, sé que lo arreglarás todo.

Cosa Chula, presa fácíl para la gatita,

ahora estás seguro de que eres guapo.

Super-hombre, marca el ritmo un poco más deprisa,

yo sé que todavía eres tú el señor.

[aunque] Yo no lo quiero, yo no lo creo...

Cosa Chula, caminando como una pantera.

Ven y dame una respuesta.

Cosa Chula, caminando como una pantera

¿Que has dicho?

¡Yo no lo quiero, yo no me lo creo!

miércoles, octubre 14, 2015

de charcos y ladozales


Sí, es cierto: parece que les gusta meterse en los charcos sucios sin necesidad. Charcos estériles de los que poco puede sacarse, salvo mancharse los zapatos para ser blanco de burlas. Las barbacolas. Los cristitos. Los ninfos. Las facturas chungas. Los twits genocidas... Por ingenuidad, por narcisismo o por exceso de pasión. Por lo que sea, pero lo cierto es que les gusta meterse en charcos. Como cuando éramos peques. Aunque ya, me temo, no somos peques.
Pero eso es una cosa (lo de los charcos, digo) y otra muy distinta son las arenas movedizas. Porque por el lodazal de la putrefacción y la mala baba se arrastra otra gente más peligrosa y perversa, y hablo del Partido Popular. Los que chapotean en el barro con sarna, con odio, con inquina. Poner contra las cuerdas al alcalde para que entregue no sé qué pomposo premio a no sé qué opositor venezolano (premio que él nunca concedió) y, sobre todo, usar cicateramente al mismísimo Ministerio de Hacienda para castigar al actual equipo de gobierno por los desmanes económicos que cometió el anterior es un juego tan sucio y tan ruín que hasta sorprende en un partido por naturaleza sucio y ruín. No sé si realmente nos estamos dando cuenta de la mezquina maniobra con la que estos fariseos están arrojando a la ciudad bajo los cascos de los caballos. Purita ruindad. Purita traición. Purita infamia.
Todas la críticas que podamos hacer a las chicas y chicos del Kichi Park, todos los charcos en que su candidez, su soberbia o su torpeza puedan meternos, son insignificantes comparados con la vileza con que estos inmorales tahúres se están vengando ahora de la ciudad.

lunes, octubre 12, 2015

bisutería ideológica

Lee uno en la prensa local la habitual retórica de los opinadores de siempre, esos columnistas (o editorialistas) que rellenan con su bisutería ideológica las páginas, por ejemplo, de Diario de Cádiz y vuelve a comprobar con desazón que, cuando pretenden ponerse serios para hablar de “la ciudad”, en realidad solo hablan de sus “infraestructuras”, sus “proyectos”, sus “parkings”, sus “accesos” o sus “obras públicas”. Eso, al parecer, es la esencia de la ciudad. Ese es el eje desde el que se valora la buena o mala gestión de un gobierno municipal. Esos son todos los indicadores. Ni una simple alusión al paisanaje, al fluir diario de su vida, a la dignidad de su subsistencia, a la alegría o tristeza cotidiana de su gente o al modelo de relaciones entre sus vecindarios. En las estadísticas pardas de las grúas y los planos, esto nunca cuenta frente a la contabilidad aplastante del hormigón y los presupuestos del delirio.
Tristes guerras tristes si pensamos que las ciudades son sus avenidas y no las gentes que las habitan.


sábado, octubre 10, 2015

requesón rancio




Cinco (o seis) brevísimas reflexiones al hilo de esta noticia:

1) El concejal de Participación Ciudadana se está cubriendo de gloria en un tiempo récord.

2) El concejal de Participación Ciudadana, en el fondo, lleva razón. En las formas, definitivamente no.

3) No nos engañemos. Esos "colectivos del Carnaval" en realidad no representan a casi nadie. En algunos casos ni a sus propios asociados. Esto hoy por hoy es un secreto a voces.

4) El argumentario usado por estos colectivos, que tanto ha escandalizado al concejal, nos escandaliza además a mucha gente más. Su planteamiento corrobora la reflexión número 3.

5) La mentalidad de cierto sector carnavalero poderoso apiñado en torno al COAC y enrocado en el liderazgo de estos llamados "colectivos", digámoslo claro, es profundamente "sexista". O mejor "machista". Yo incluso diría "feudalista". Sus ideas de carnaval (y de la vida) huelen a requesón rancio. Esto es una realidad aplastante de la que hay que partir.

6) La linea editorial del periódico que cuenta esta noticia es lamentable.

Y un apunte final: con un poco de astucia, de mano izquierda y de valentía (no temeridad) se podía haber acabado limpiamente con el "ninfismo" y el "diosismo" en sólo un par de carnavales. No era tan dificil. Con arte, con consenso, con elegancia, sin mucho ruido y con un poco de apoyo social (que lo hay). Pero ya no. Lástima de oportunidad desaprovechada. Ahora vamos a tener a las ninfas atrincheradas (y reforzadas) en su palco por una larga temporada más. Desde luego, sobrevivirán al concejal.

jueves, octubre 08, 2015

la poesía como arte insurgente (Fragmentos)


Te estoy enviando señales a través de las llamas.

El polo norte ya no se encuentra donde solía estar.
El destino manifiesto ya no se manifiesta.
La civilización se autodestruye.
Némesis golpea a la puerta.

¿Para qué sirven los poetas en épocas como éstas?
¿Cuál es la utilidad de la poesía?

Si aspiras a ser un poeta, crea obras capaces de responder al desafío de los tiempos apocalípticos, aun cuando esto signifique que tu tono sea apocalíptico.

Si dices que eres un poeta, no te quedes sentado ahí nada más. La poesía no es una ocupación sedentaria, no es la práctica del “sentados, por favor”. Párate y tírales con lo que tengas.

Apoya tu oreja sobre el suelo y escucha el movimiento de la tierra, el surgimiento del mar, y los lamentos de los animales que están muriendo. Baila con los lobos y cuenta las estrellas, incluso aquellas cuya luz aún no ha llegado aquí.

Tus poemas deben ser algo más que avisos clasificados para los corazones rotos.

Sé inocente, no seas cínico, como si recién hubieras aterrizado sobre la tierra, asombrado al observar el sitio donde has caído.
Di lo indecible, haz visible lo invisible.

Tres líneas cualesquiera no hacen un haikú. Se necesita una epifanía para que se produzca.

¿Quieres ser un gran escritor o un gran académico, un poeta burgués o un poeta radical en llamas?

Si tienes que enseñar poesía golpea la pizarra con la tiza de la luz.
Barre lejos las telas de araña.

Cultiva la disidencia y el pensamiento crítico. El primer pensamiento puede ser el peor pensamiento.

Desafía al capitalismo con su disfraz democrático.
Desafía todos los credos políticos, incluido el populismo revolucionario y el socialismo patatero.

Haz sonar tu grito bárbaro sobre los techos del mundo.
¿Por qué vivir en las sombras? Hazte un lugar en el barco del sol.

Nunca, nunca creas que la poesía es irrelevante en las épocas oscuras.
En las viñas de la ira cosecha las uvas para hacer el vino nuevo.
Y si tienes dos piezas de pan, haz como hicieron los griegos, vende una y con la moneda del reino compra girasoles.

¡Despiértate, el mundo está en llamas!

Que tengas un buen día.

de Lawrence Ferlinghetti