domingo, marzo 30, 2014

pollitos que no llegaron a gallitos (5)

Un par de cuplés de Los Gallitos que se quedaron sin aprender. Este año ha sido especialmente curioso el ajetreado trasiego de letras que hemos tenido con la escritura de los cuplés (que ya durante el concurso rozó momentos de delirio, allí, sentados en un rincón del local Nene y yo dándole vueltas con la guitarra y el boli, rescribiendo, retocando, restructurando, intercambiando versos de un cuplé a otro, finales alternativos, chistes absurdos... en fin una locura), máxime cuando tuvimos este año el capricho de enchampelar las parejas de cuplés temáticamente, que esa tontería al final nos dio más de un quebradero de cabeza extras.
Este primer cuplé lo teníamos guardadito para soltarlo en el hipotético caso de que hipotéticamente pisáramos una hipotética final (que era donde tenía sentido cantarlo) pues se trataba, más que de un chiste en sí, de un rapapolvo guasón a Canal Sur (y sus laureados 25 años de "hermandad" con el COAC) porque, mucho cariño, mucha entrega y mucha celebración, pero habían tardado ¡un año! en pagar los derechos a las agrupaciones del 2013. 
La final hubiera sido un momento estupendo para soltarlo. Pero, vaya, que no pudo ser.


Este año Canal Sur cumple en carnaval sus bodas de plata
Son 25 años en un teatro que ya es su casa.
¡Cuánto cariño han puesto y cuánta ilusión para celebrarlo!
Y traen un gran despliegue con nuevas cámaras 
que me van a sacar hasta guapo.
Me parecen de lujo sus retransmisiones.
Me parecen muy finas sus explicaciones.
El sonido de audio es excelente y suena puntero
y los planos que emite están realizados con mucho esmero.
Y los presentadores están hasta más graciosos.
Yo, mientras paguen prontito, to me parece maravilloso…

 (Sé que había un segundo cuplé con la misma coña, pero se escribió en una servilleta o algo así y vaya usted a saber dónde estará. Igual Nene lo conserva aún)

Y este otro, parte de un borrador de cuplé que trató de aportar con todo su arte y energía el gran Blas (nuevo componente de la comparsa que se ha estrenado de lujo este año) que tras algunos arreglos (que en realidad casi sólo conservan del cuplé original el verso final) quedó de la manera que sigue. Al grupo, de todas formas, no le gustó nada y al final se quedó sin aprender. 
A mí, la verdad, me parece ciertamente simpático.

Con el pienso transgénico que me dan en el comedero
desde un tiempo a esta parte me siento raro en mi gallinero.
Estoy más melancólico y me se altera el metabolismo...
Yo no sé lo que le echan ahora al pienso 
pero eso va a ser to de lo mismo.
Cuando pego dos saltos me canso mu pronto,
al segundo kiriki me quedo to ronco.
Debe ser por la culpa de tanta mierda y tantas toxinas
pero ya no me excito cuando yo miro a mis gallinas,
ya no siento deseo y se me eriza la nuca
¡pero me pongo mu tierno cuando me encuentro al Pato Lucas! 



 Por cierto, la foto es gentileza, claro, del gran Serafín