miércoles, marzo 26, 2014

pollitos que no llegaron a gallitos (3)

Cuando uno hace las cosas bien suele sentirse orgulloso. Pero eso no significa que cuando las haga regular (o mal) vaya a sentirse avergonzado de ellas. Digo esto porque es de justicia que muestre aquí también las letras fracasadas y en este caso, lo que más vegüenza da un un letrista de comparsa: un cuplé malo.
Tengo, pues, que reconocer que cuando lo escribí a mí me gustó: me parecía gracioso, ácido y molón. Sin embargo, cuando (sin enseñarle la letra completa) simplemente le comenté la idea a Nene, él con sabio criterio me dijo tajantemente: "Eso no vale ná, Miguel". Y la verdad es que llevaba más razón que un bendito. La revisé esa misma noche en casa y me convenci de que era un cuplé bastante mediocre (por no decir un mojón). La verdad es que gracia tenía muy poca.
Yo reconozco que aún le guardo cierto cariño, supongo que por la acidez del planteamiento. Pero, bueno, creo que es justo que también lo muestre aquí, aunque sólo sea para cachondeo del personal.

 


¡Tanto Twiter, carajo, y tanta opinión ¿que se habéis creío?
esto se va a acabar te lo juro yo por el toto mío!
Esa gente mediocre tan protestona que ya se calle
y si salen que sea sólo pa ir al Pryca 
que pa eso es pa lo que está la calle.
Qué poquito les gusta a los populares
todos los medios de información digitales.
Las protestas en facebook les causan asco y mucho bochorno
que ellos el internet na más que lo usan buscando porno
y por eso las cuentas de twitter les causan risa
que ellos de toda la vida han preferido las cuentas en Suiza.




2 Comentarios:

Blogger Fernenfo dice...

Miguel Ángel, no seas tan duro contigo mismo. Es que escribir un buen cuplé es muy difícil, para la mayoría del género humano. Luego está el Gómez que yo creo que piensa en el idioma "cupletés"...

12:26 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

grassssia, fernenfo!

12:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home