miércoles, junio 26, 2013

ánimo y confianza



Y he aquí el enésimo caso de persecución sobre las voces de la disidencia gaditana: ahora Karlos Puest, el impetuoso video-bloguer que con su sección “Protesta Ya” lleva meses con una vehemencia atroz metiendo el dedo en la llaga de las pequeña o grandes cosas que hay que denunciar en la ciudad (curioseen con calma su entretenido y célebre canal en Youtube). Ahora sabemos que anda la policía local en busca de la persona que actúa tras ese seudónimo y que, a poco que Karlos no ande ágil, lo pueden pillar. 
Alguna gente puede alegar, y no sin cierta razón, que los modos de Karlos son en exceso groseros, agresivos, toscos e hirientes, y que muchas veces la razón que pueda asistir a su argumentario queda eclipsada o hasta invalidada por tales formas. Si eso es así, admitamos que nos la cogemos con papel de fumar. Es absolutamente comprensible que tras tantos años de cortijismo, autoritarismo y anestesia social, la olla a presión de la ciudadanía gaditana esté comenzando a agrietarse ruidosamente. Lo raro es que no haya ocurrido antes. Que nadie, desde su poltrona o desde su despachito, pierda de vista lo que se está fermentando en el pequeño gran drama social en que se está sumiendo la ciudad. La llamada crisis ha venido además a añadir varios grados más a la temperatura de esta caja de dinamita sudada que, más temprano que tarde, estallará pese al cobarde y descorazonador huevonerismo típicamente gaditano. Lo de Karlos, como lo que está ocurriendo en los Plenos,  es sólo otro espasmo, otra señal, otro brote agreste de insubordinación. Que nadie, pues, se escandalice. Que nadie dé más importancia a su lenguaje airado que a lo que está diciendo. Esto no es cuestión de buena o mala caligrafía. No miremos al dedo que señala a la luna sino a la luna. Quien siembra vientos recoge tempestades. 
Y, pillen o no a Karlos, lo que está claro es lo que va a pasar: decenas de videos de otra gente lo imitarán, lo seguirán, harán denuncia y gritarán “Todos somos Karlos”.  Y, de nuevo, la represión se volverá contra sus torpes instigadores. Ánimo y confianza.

En El Independiente, 26-06-13