miércoles, mayo 15, 2013

me aburrooo



Último pleno municipal, esmaltado de tedio y sopor. Cádiz, la ciudad alegre y confiada, hace rechinar con pereza su esclerótica osamenta democrática en estas desanimadas (es decir, sin alma) sesiones de gatuperio administrativo, somníferos debates bajo la paupérrima retórica de estos “representantes” de la ciudadanía. En el flácido ring municipal, ruido de moscas, moción aprobada con 16 votos a favor, miradas al móvil, con la venia, señora alcaldesa, bostezos de todo a cien removiendo sus aburridos culos en estos escaños de gomaspuma, farfullando sobre la ciudad, nunca sobre la gente, que rara vez una cosa y la otra son la misma cosa. A estas aburridas merendolas de burócratas tratan muchos de reducir la Democracia. En el último pleno alguien desde público suspiró: “Me aburroooo
De un tiempo a esta parte, sin embargo, algo está sucediendo. Gente de a pie que pide y toma la palabra, vecinas y vecinos que intervienen, amonestan, solicitan, piden explicaciones, denuncian, oxígeno democrático que, con más o menos nervios o brillantez, trata de inyectar a la sesión plenaria algo de lo común, de la calle, un espacio donde la voz viva de la ciudadanía suena y retumba, a pesar del desdén (o incluso la falta de respeto) con que la burgomaestra y sus lacayos cumplen con la fastidiosa obligación de escuchar cara a cara a sus vecinos. La iniciativa “Graba tu pleno” (otra más de esas fértiles esporas vivas que el quincemayismo dejó esparcidas por la ciudad) viene, además, a suplir una clara obligación de la televisión municipal: acercar los plenos a la gente para que sepamos qué se decide y con qué maneras. Transparencia, convivencia, libertad, honradez  se llama eso. O si lo prefieren, simplemente, Democracia.
Es algo tan higiénico, tan necesario, tan hermoso, tan democrático que no creo que estos mandarines tarden mucho en intentar dificultarlo. O directamente prohibirlo.

En El Independiente, 15-05-13