jueves, abril 11, 2013

semana de pasión


Observamos con curiosidad la discusión de que la Semana Santa en Cádiz “está en decadencia”. Y nos llama la atención el debate porque por lo visto el problema es el inadecuado comportamiento del público que sale a mirar las procesiones. Un público, dicen, irrespetuoso, inculto, insensible y soez que apenas logra entender la belleza, el sentido y la trascendencia de lo que mira.
Y sin embargo nos da la sensación de que todo lo que tenga que ver con lo hondamente popular (que no lo masivo, que ya es otra cosa), con lo que fluye de abajo hacia arriba, eso jamás puede ser del todo inadecuado. Más allá de la mística, la superchería o la fe, más allá de la jerarquía eclesiástica y el olor a sotana rancia, más allá de la simbología filofascista o el regodeo morboso en la truculencia y el dolor humano, más allá del oropel y su pomposa solemnidad, todo esto (como tantas otras cosas) lo mantiene vivo la pasión, pero no la pasión evangélica, sino la pasión multitudinaria, la de la plebe encendida que no sabrá del todo qué representa sacramental o litúrgicamente todo aquello (ni falta que le hace) pero lo sigue y, a su manera, lo ama. La pasión de la gente que, sin saber que en lo hondo inaugura  otra primavera, se guapea, se echa a la ciudad, abre sus sentidos y se reúne bajo la luna haciendo suyas la calle y la noche.
Ver un jueves santo el barrio de Santa María durante el día prepararse con tumulto y regocijo para la noche es, a veces, más emocionante que lo que sucederá luego al caer el sol. Ver la modesta calle Santiago rebosante de gentes de todas las edades, niños, abuelas y adolescentes, esperando, sentadas donde pueden, con bocatas y latas, murmullos de móviles, banquitos plegables, carritos de bebés, gente ruidosa que charla, come pipas, grita, se abraza y ríe a tan infrecuentes horas de la noche puede ser, definitivamente, mucho más hermoso que lo que hayan venido a ver.

En El Independiente, 10-04-13

CRUZ DE GUÍA from Antonio Cansino on Vimeo.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dice...

La Semana Santa es dolorosa, pero dolorosa por ver a tantas personas subyugadas. Por el peso físico, psicológico y político que se carga sobre los hombros más humildes ¿Quiénes cargan las cruz?:¿los curas?, ¿los pijos del PP? La gente sencilla carga la cruz. La Semana Santa es un símbolo de ese yugo a todos los niveles.

11:20 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home