viernes, noviembre 04, 2011

dos fáciles opciones democráticas (derecha y ultraderecha)


QUE EL CHASE MANHATTAN BANK
ha puesto precio a la cabeza
del Gran Subcomandante Marcos
porque es pobre y sabe demasiado
de un ruso que ha caído con el muro,
y se empeñaba en pedir pan
y en decir pang
con un puñado de salvajes,
insisten, además pobres
(se rumorea que el jodido izquierdoso
de la selva guarda un póster del Che
en su guarida escandalosa y
plurirrevolucionaria).
Y que los zapatistas (si es que queda alguno
cuando leas esto) sacarán su cabeza
acribillada por debajo de los tanques,
desconociendo, los muy herejes,
los muy pobres, los supersubdesarrollados
y comedores de lagartos
de bosques talados,
las palabras del profeta Jeremías
que dicen aquello de “Confiad en Dios
pero no en los hombres”
(que son más peligrosos,
modestamente añado).
Que el Chase Manhattan Bank
está compuesto por personas
que han desayunado monedas con Kellog’s
y aire pútrido mientras tecleaban
condenados en la pantalla
del ordenador de su ático
mirando a sus bloqueos
y a sus fusilamientos
de personas sin jardín,
sin trabajo fijo, sin demarcación
acomodada clase media media baja
media media media alta,
sin perros vacunados y con
psicoanalista caro y psicoanalizado,
sin periódicos tan vacíos
como el asfalto que está quieto
bajo sus recursos,
sin automóvil hacia la indiferencia
y sin dos fáciles opciones democráticas
(derecha y ultraderecha).



Texto extraído del libro Chrauf (Universidad de Sevilla. 1996), que, desde la imprescindible biblioteca del Manual de Lecturas Rápidas para la Supervivencia), puedes descargar aquí.
Otro libro del autor, el imperecedero Miedo de ser escarcha (Quasieditorial, 2000), en descarga libre aquí.