jueves, marzo 11, 2010

el amor de los hijos del águila

En la punta de la flecha ya está, invisible, el corazón del pájaro.
En la hoja del remo ya está, invisible, el agua.
En torno del hocico del venado ya tiemblan, invisibles,
las ondas del estanque.

En mis labios ya están, invisibles, tus labios.

3 Comentarios:

Blogger genialsiempre dice...

Para mi gusto le falto añadir:

"en mi pluma ya está invisible..el verso".

Para que veas que también comento los textos ajenos

José María

1:44 p. m.  
Blogger El Explorador Onírico dice...

Me ha dejado pensando... ¿Por qué todo está invisible? Creo que no lo pillo aún... jejeje, pero me gusta que me dejen pensando, jejeje.

4:30 p. m.  
Anonymous María Dolores dice...

Visible o invisible me encanta el poema y sobre todo el invisible broche que lo cierra.

Un saludo Miguel Ángel,


Loli.

10:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home