martes, enero 20, 2009

homenaje a don fernando

-Vamos a ver, pase el siguiente. Rapidito, por favor.
-Muy buenos días, Don San Pedro.
-Buenos días, nos dé Dios... ¡Por los tres clavos de Cristo! ¿Qué hechuras trae usted? Una gorra, unas playeras... Pero hombre, ¿esto qué es?
-Yo estaba hablando con las olas. Sí, hombre... En el Puente Canal. Cuando de pronto vino un rayo, y me puso a cavilar. No me he podío afeitar, ni he me quitao el bañaor...
-¿De dónde eres tú, chaval?
-¡Yo de Cadi!
- ¿Cómo no?...Ay, ay, ay... A ver: nombre y apellidos.
-Yo soy Fernando Quiñones. El poeta de las barcas, de la arena y los cañones...
-Dígame su domicilio.
-Balneario de la Palma. Si algún día baja por Cadi, allí tiene usted su casa.
-Bueno, esto se acabó. Eche una firmita aquí. Sus alitas y vámonos. Un amigo pa servir. Bienvenido al Paraíso, el también llamado "Reino de los Cielos".
-Debe de haber una confusión, eso no puede ser, por Dios.
-Que sí hombre, sí.
-Que no, que no... ¡Si el Cielo es de donde yo vengo!

2 Comentarios:

Blogger genialsiempre dice...

Vaya pedacito de relato al bueno de D. Fernando. La Fundación podría hacerlo suyo.

José María

1:37 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

jejejeje, la fundación debiera hacer suya tantas cosas! jejeje. Besos, jose maría.

12:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home