domingo, octubre 21, 2007

tres notas musicales

En los intrincados recovecos de la red, a veces se topa uno con cosas asombrosas. No me he podido resistir a poner aquí esta genialidad, uno de esos extraños tesoros que a veces relumbran en el carnaval de Cadi. Estamos en 1991: Ese año un cuarteto lanzó la modalidad hasta la estratosfera con una mezcla de arte químicamente puro, tablas y sabiduría. Y mucha, mucha retranca. En esta parodia ("De arte y ensayo") no se salvan ni la ciudad, ni la fiesta, ni la propia modalidad, ni siquiera los propios intérpretes que se ríen de ellos mismos con una cintura finísima. Nos regalaron, de propina, uno de los estribillos para la historia, estrenado en el Teatro Falla pocos días después del arranque de la llamada "Primera Guerra de Irak" (Ay, qué casualidad, ahora una guerra mundial...).
Prometo que otro día buscaré la inolvidable e inteligentísima alegoría de la Familia Real que hacían en otra parte de su increíble repertorio.
Si tenéis 20 minutitos (de atención precisa, eso sí), os aseguro que merece la pena.