miércoles, octubre 03, 2007

novena en alabanza del más grande (3)

El espíritu de Robert Fripp y la mente de Syd Barret encerrados juntitos en una sola canción. Cuesta creer que un tipo que siempre renegó de las drogas y las tachó de reaccionarias (en plenos sesenta) fuera capaz de plantear psicotrips como este tema.

1 Comentarios:

Blogger inwit dice...

No veas la luisa cómo le mete a la guitamarra!!! jejjejee

8:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home