jueves, octubre 11, 2007

alguien voló sobre el nido de batman (4)

Varios días estuvo Batman dolorido por la certeza de la pérdida de su amigo Conan y en estos terribles momentos de congoja y soledad pensó de nuevo en Robin. El bueno de Robin.


Su inseparable compañero hubiera sido realmente cómplice inmejorable para llevar a buen puerto aquellos planes de fuga de no ser porque él mismo, según supo por la última misiva que recibió hacía tres navidades, llevaba ya varios años tratando de escapar inútilmente de un centro de desintoxicación donde había logrado exitosamente desengancharse de la heroína para acabar atrapado en una religión extraña donde el patriarca santificaba con devoción el culito de sus seguidores en medio de unas ceremonias estrepitosas y ridículas. Batman se preguntó qué habría sido de Robin en estos últimos años. Quizás hubiera al fin alcanzado la fe que siempre le faltó para integrarse definitivamente en la comunidad que tanto le ayudó y hoy oficiase de sacristán preferido del patriarca aguantando por los brazos a los nuevos miembros de la comunidad. O quizás huyó al fin de allí y hoy andaba perdido por esas calles de dios, dando tirones a los bolsos de las viejas para pagarse la papela. O incluso, a juzgar por cómo andaban últimamente este tipo de instituciones, el buen muchacho estuviese quizás convertido en una caldereta con verdura. Sea como fuere, lo cierto es que Batman asumió que no iba a poder contar con ayuda ni compaña de nadie para huir al fin del agujero hediondo y tenebroso en que su vida había acabado convirtiéndose.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo dice...

no podrías hacer las entregas un poco más largas?

3:50 a. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Que imagen más entrañable.....
Nos dejas con el culo partido a nosotros también....
Ya sabes que queremos más, entonces no nos dejes así....
jajajajaj
besissimos

1:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home