jueves, julio 12, 2007

primo y prima en el jardín

¿Recuerdas el olor de los jardines
recién podados, primo, con su falda
abierta ante tus ojos y su espalda
de espaldas a la hierba y los jazmines?
¿Recuerdas la caricia de violines
entre tus piernas, primo, con la gualda
ternura de su pelo y la esmeralda
boquiabierta de rosas y delfines?
¿Recuerdas la temprana arquitectura
de su piel, su culito y sus espumas
pacientes a tu mano y a tu boca?
¿Recuerdas, primo, aquella leche oscura
de babas y de mieles y de plumas?
¿Recuerdas, primo, aquella tarde loca?