miércoles, mayo 09, 2007

lowon





Un blog que me temo que a partir de ahora se me hará imprescindible. Lowon, desde dentro de su inquietante cajita de música sin música, lanzando cuchillos contra el mundo y contra él.
Curiosea si te atreves, aquí.


LAS EXTRAÑAS AVENTURAS DEL TURBIO NIÑO MATOMUERO (13)

DIVULGUEMOS LA NADA como un paraíso
Un paraíso producto
Con sus expositores, sus impuestos, su envoltorio
Luego trafiquemos
Que nos intercepten varias veces
Un día, tarde o temprano,
Conocerán que viene el Gran Alijo de Nada
Y no sabrán por dónde
Hoy es el día
Hoy es el siglo
Toda la Policía matando
Todos los Ejércitos matando
Todos los Gobiernos matando
Porque no saben por dónde les entrará
El Cargamento de Vacío
Que ya ha entrado
Nosotros,
Los alegres idiotas,
Tenemos himnos que cantan
Al Momento
Pero nunca han querido escuchar nuestras canciones,
Las cajas de resonancia de nuestros flexos.
Los ombligos de una madre, nuestros flexos.
Nunca supieron que nuestras servilletas de papel
Ya eran el vacío
Y su tonada
Que éramos el Cotillón de la Nada
AquíEn la fiesta del Todo
No por escribir
En los folios de carne
Han de pudrirse los invitados
La lista de sus nombres
Sobrevolada por moscas de plata
Se mantendrá en el facistol de huesos sin tuétano
Aunque cierren todas las piscinas
Las nadadoras la verán en día lectivo
Junto a sus gorros de piel de testículo
Y llorarán los dientes de león
Tan al azar sobre barrigas sin mérito
En playas sin ayuntamiento fuerte
Teorías matemáticas para demostrar
Que fuimos torpes
En inclinaciones, grados y resultados
Si un Dios sale de A con velocidad constante
Si un Dios sale de B con aceleración x
En qué lengua se produce el choque
Santa María líbranos de Santa María
Santa María líbranos de Santa María
Como un hombre es a una mujer
Como un hombre es a una mujer
En la mínima fiesta de haber sido
Todo emparedado el último
Y todos hablan.
Sólo escuchas el del final
Cada púa del peine un bisonte
De sueños tenidos
La cabeza una estampida
De todos los sueños
Las pezuñas de los sueños sobre mí
Los testículos de los sueños sobre mí
La gran polla de los sueños sobre mis ojos un instante
Su poderoso y fugaz vértigo un instante
El número ya cerrado de los sueños que has de tener
En toda la vida
Y luego las pesadillas
Su número abierto
Y las bocas de todo el mundo abiertas
Y las piernas de todas las fuentes abiertas
Y las manos a la espalda de todos los golletes
Como verdes gendarmes de ronda por mis labios
Abiertos en aquí estamos
Aquí abiertos
Y cantando