martes, diciembre 26, 2006

songofsongs (fragmento)

Dejadme, bellas damas, desmayado.
Alejad los perfumes que sahúman
mi ebrio corazón acucharado.


Estos ciegos vapores no difuman
la imagen obstinada de mi dueña
que esta noche los poros me rezuman.

Sus pies son como nidos de cigüeña
que esperan en los duros pedregales
mis besos como sola contraseña.

Sus caderas son campos de trigales
y su ombligo es un ánfora redonda
donde hibernan extraños animales.

Su vientre es pan. Su espalda, una anaconda
que trepa por la rastra de su pelo
y ronca entre los pliegues de su fronda.

Sus pechos son banderas del subsuelo,
su cuello un arrebato de corceles,
sus ojos un laúd y un violonchelo.

Su boca es un incendio de pinceles
que llenan el espacio y es su risa
como una transfusión de cascabeles.

Su frente y su perfil son la cornisa
de todos los abismos, caravanas
del mundo cuando el mundo tiene prisa.

Su cuerpo, en fin, es agua de campanas,
amor de ciegos, hacha bienhechora,
meteorito en formol, mapa de iguanas.

Por eso, bellas damas, a esta hora
de estrellas, de medusas y vacío,
dejad mi cuerpo en paz, que mi señora
descansa ajena al cáncer de este frío.

3 Comentarios:

Anonymous nobody's boy dice...

Migue, me encanta esta parte del songofsongs. Te saliste en ella, quillo. Genial :) .

10:47 a. m.  
Blogger sonicya dice...

Muy bello plebeyo...
Besos mil

9:20 p. m.  
Blogger Anul dice...

¡Bellísimo!

5:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home