miércoles, agosto 02, 2006

uno se enamora de ellas y ya no sabe ni por dónde se anda


... y cuando se daba la vuelta movía el trasero a saltitos de una manera graciosísima. Me encantaba. De verdad. Para cuando volvimos a la mesa ya estaba loco por ella. Eso es lo que tienen las chicas. En cuanto hacen algo gracioso, por feas o estúpidas que sean, uno se enamora de ellas y ya no sabe ni por dónde se anda. Las mujeres. ¡Dios mío! Le vuelven a uno loco. De verdad.

de J.D. Salinger

6 Comentarios:

Blogger 0coma5 dice...

Y si son guapas y muy inteligentes, y escriben mejor todavía, no te digo ná.

10:10 p. m.  
Blogger ana dice...

Si es que en el fondo no podéis vivir sin nosotras ;)

12:51 a. m.  
Blogger garcía argüez dice...

jajajaj, míralos, a los dos tortolitos, jejeje.
besazos.

1:13 a. m.  
Anonymous Anónimo dice...

si es que no puede ser...

jazzpalabrasywhisky.blogspirit.com

7:28 a. m.  
Blogger ana dice...

:P

2:24 p. m.  
Blogger El misionero dice...

El Salinger ha dado en el clavo. Es lo peor que te puede pasar (o lo mejor o lo regular) es que te hagan gracia. A mi me mata si no me mima.

1:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home