domingo, julio 23, 2006

madrid se escribe con M de amigos

No he desaparecido, querida gente. Estas semanas de silencio se deben a que he estado de viaje, deambulando sin rumbo por un Madrid caluroso y polvoriento. Fui para unos días pero sin saber exactamente cómo la estancia se alargó dos semanas.
Ha sido un viaje intensísimo de amor, sorpresas y risas, desatrincherado al azar y efervescente con la compañía de David, Susanita, Sara, Lolo, Alberto, Gloria, Wili, Manuela, Sharli, Carlos, Alejandro, además de algunos encuentros tan inesperados como dichosos (Ana y ex Beaumont, junto a un grupo de blogueras que recuerdo entre la bruma tóxica de los gin-tonics, y Búho, Mariló, Tanín, la Mariajesús y Pollo que iban extasiados para el ardiente Summercase).
Pero ha sido, sobre todo un encuentro con retales de mi pasado más nostálgico: un enternecedor y emocionante reencuentro con una chica de la que me enamoré perdidamente, realmente mi amor primero


y, de buceo en la memoria, visitas al mítico local de mi infancia tardía: el Excalibur, el bar heavy más mítico de Madrid, pero también charlas calmas en el sofá de un piso en Cuartel de Simancas mientras la luna se hacía la tonta, sudorosas y nostálgicas sesiones de rock retro en un bar sin nombre mientras en la calle apuñalaban a alguien, charlas calladas caminando por el zoo de animales heridos, un concierto de Asfalto (siguen vivos, joder, siguen vivos y dando guerra), y otro concierto inesperado de Bob Dylan, volver a engolfarnos a zarpazos por las calles de Lavapiés, y discos antiguos de Barón Rojo y Tequila, y un Madrid lejano y cercano donde la luz de la tarde se arrastra por entre los dedos retorcidos de las grúas y una lluvia enclenque y extraña mojaba el asfalto abierto por las obras que quieren enterrar la emetreinta. Y sobre todo días intensos en Vallecas, la república independiente de Vallecas, el enigma misterioso de Vallecas, donde los vecinos celebraban sus fiestas (no las de la Junta del Barrio, que ésas son otras y no las verdaderas) y reivindican un año más el mar para el barrio, el puerto utópico que haga de estas calles un sitio más habitable. Y los bares donde la cerveza siempre está fría y la gente caliente. Y la batalla naval y las pistolas de agua, y tanta gente bonita y verdadera de la que aprender, radio Vallecas a quien nadie calla la boca, y el himno de Riego y la Internacional con el puño en alto en los salones rancios del Ateneo, y las calles hirviendo y los latidos extraños de la vida. Pero sobre todo la compañía: esos polizones de la vida, amigas y amigos encendidos y luminosos.
Gracias por estos días de hogueras en carne viva.
Muchas gracias.

7 Comentarios:

Blogger David Franco Monthiel dice...

que bueno chapa!
diosss

abrasos

1:19 p. m.  
Blogger 0coma5 dice...

Pues sí, merecemos un ratillo más tranquilo y más largo. Un abrazo y pronto llegará ese rato.

10:45 p. m.  
Anonymous Nobody's boy dice...

Ole, qué bueno :). Lo merecía usted.

Estoy buscando la forma de sacarme unas entradas para el concierto del magodeoz en Chiclana, pero aún no he encontrado la forma (fui al Corte Inglés y nada), ni tampoco sé dónde es. ¿Sabes algo del tema?

2:59 p. m.  
Blogger El misionero dice...

Agradecidos los que estabamos con usted por allá que es aquí donde me hallo. ¿Y el contempopranea qué? ¿qué hacés, boludo?

4:51 p. m.  
Blogger Kostas H. dice...

¡Pues no te ví ni en la gran batalla naval! (gozando como un niño, ufffffff, hacía tanto que no me divertía de esa manera, a pistoleazos y cubazos de agua, ¡joder qué fantástico!);
ni en el concierto de los Asfalto, allá arriba, en el cerro casi "muriano".
Pena, penita, pena, ¡cachis!.
Saludos, y hasta la próxima!!!

4:46 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

BORJA: no tengo ni idea del concierto ése que me dices. Lo mejor será que busques información en la pagina web del ayto de chiclana (no sé su dirección, mírala en el google). Suerte.
LOLO: El contempopranea será para otro año. No pudo ser. Espero que flipéis. Si tocan los surfin', moriré, jejeje.
KOSTAS: Pues por alli estuvimos. Otra vez será. Besos.

12:12 p. m.  
Anonymous pipilastrumvictuariarogaldinajacobincha dice...

Muy conmovedor, qué nostalgia!Gracias a ti por darle candela a Vallekas y quemarte en ella.
Gran personaje "la pipi",yo también me enamoré de ella,
era mi modelo a seguir y hoy en día creo que sigue siéndolo.
Un abrazo.

10:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home