viernes, mayo 19, 2006

república de los deseos

Hay que admitir que todos por una breve noche hemos asistido a fiestas en las que se ha alcanzado una "república de los deseos". ¿No deberíamos confesar que la política de esa noche es más real e intensa para nosotros que, digamos, el gobierno de la nación?

de Hakim Bey

9 Comentarios:

Anonymous SS dice...

Ufff! este es un tema muy puntilloso para ser debatido en internet. Sólo decir q el otro día leí en una página anarquista un fragmento que me encantó:

"El amor ciertamente no es para los pobres, pero no en un sentido económico: el amor no es para los “pobres de espíritu”, que lejos de las consideraciones bíblicas creemos que son quienes no son capaces de amar y de ser libres, por culpa tanto de la organización social castrante en la que nos vemos envueltos como por culpa de la mutiladora moral prejuiciosa, autoritaria y posesiva, que basándose en el cruel juego del premio y castigo, el debe y haber, y en el remordimiento continuo, en esta plenitud de la civilización ha desembocado en lo que auguraba Freud: la infelicidad neurótica, incapaz para el amor y la libertad"


Stoy plenamente deacuerdo con el texto. Mi opinión es q el amor eterno y exclusivo es la MAYOR MENTIRA q nos han marcao.

8:01 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

mu chulo el texto, SS, pero el parrafito de H. Bey no trata del amor.
Habla del deseo... aunque creo que, en realidad, tampoco es de eso.
En realidad, sólo habla de política.
Besos.

8:16 p. m.  
Anonymous SS dice...

Puede q sea esa tu interpretación (q en realidad coincide con la mía).Creo q la esencia es la misma. También estaba yo hablando de política y de como una visión idealizada del amor castra la libre expresión del deseo. Besos ati tb.

8:34 p. m.  
Anonymous ss dice...

Es que va todo relacionado, no es casualidad que los sectores más conservadores defiendan el matrimonio, la estabilidad, la familia etc como núcleo de la organización social y política q ellos proponen y que, por el contrario, los grupos q propugnan planteamientos más utópicos apuesten por relaciones libertarias. La esfera íntima y la política guardan bastante relación porque la una es reflejo de la otra.

10:27 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

pues yo con lo que no estoy de acuerdo es con que siempre tengan que ser las cosas por la noche. que ya está bien, demonio. que ahí sí que nos la han marcao bien dende non zé quándo ya con el rollo nocturnal. ya sé que es sólo una metáforita igual, pero me insisto transrrepitiéndome. y ofú yo qué sé. bésense, la luisa.

pd. migue, el 9 estaremos de junio el esteban y aquí la menda en tarifa por cuestiones poeticomusicales. igual encontramos la manera de versus. brazos, l.

3:41 p. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

Puede que en " deseo" encontremos implícito cualquier "concepto", por llamarlo así.No es "deseo" "política" y la "política" "deseo"?.
Cuanto más organizado esté todo, mayor control tenemos sobres las cosas y sobre las personas y más fácil es "manipularlas".
Como animales, uno de nuestro mejor instinto es el deseo, lo seguimos o lo controlamos....
La elección es nuestra.

10:20 a. m.  
Anonymous inwit dice...

Grande, Mr. Bey!! Demasiado grande a veces para tragarlo entero... Bezoz!

10:43 a. m.  
Anonymous SS dice...

Mmmm, estimula este debate! Desde mi punto de vista, se ve claro que el párrafo de Bey es de corte anarquista ( la reunión de amigos como experiencia real frente al estado como estamento irrelevante).Así, con un lenguaje ambiguo y sugerente ("república de los deseos") se está defendiendo, en todos los órdenes, el encuentro íntimo, sincero y libre frente a la hipocresía de lo institucional encargado de controlarnos el pensamiento, el deseo y las conductas.Ahora cabe preguntarse si lleva razón.
Pd: Peshá reí con la luisa y lo de la noche.jajajaja

12:36 p. m.  
Anonymous mochuelo dice...

represión del deseo; represión de la política; represión del estado; represión del amor; represión de la noche y del día... perdón, me levanté hoy re(de)primido...

11:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home