miércoles, marzo 08, 2006

decíamos ayer...

VIENTO DE AGUA

Llevo cuatro días y cuatro noches encerrado en casa de la Viki. Es el único sitio donde creo que de momento nadie vendrá a buscarme. Se lo he explicado todo a ella y ella, aunque se ha asustado, me ha permitido esconderme aquí. El domingo por la noche y el lunes durante todo el día, el Negro no ha dejado de llamarme al teléfono y no le he contestado ni una vez. Así que decidí desconectarlo. Deben de estar poniendo patas arriba toda la ciudad preguntando por mí. Ni pastis ni dinero ni nada. Pensarán que les he dado el gran palo y que me he quitado de en medio con el dinero o con las pirulas. No quiero ni imaginarme su cara.
Apenas duermo. Sólo ayer a media mañana logré pegar ojo durante dos o tres horas. La Viki, cuando viene del trabajo, trae unas pizzas o algunas bandejas del restaurante chino de la Avenida y entonces como algo. Pero la verdad es que me parece estar viviendo una pesadilla de la que jamás voy a salir. Me paso todo el día mirando la tele solo en el piso, tirado en el sofá, cambiando de canal sin ver nada y dándole vueltas a la olla. A veces miro por la ventana y, al caer la tarde, veo cómo se encienden las luces navideñas que anuncian la inminente llegada de las fiestas.
He tratado de imaginar dónde habrán ido a parar finalmente las pastillas. La misma noche en que las perdí volví desesperado a Conil en taxi tratando de recorrer paso tras paso todo lo que hice, con la estúpida esperanza de encontrarlas en la calle o en algún sitio. Mirando de lejos las luces encendidas del cuartel tuve la certeza de que aquel picoleto jovencito las descubrió y se las quedó. Era un botín goloso y fácil para un picolo corrupto. Y estos jovencitos son los peores. Contarle esto al Negro y esperar que el Negro se lo trague es una tontería. ¿Cómo explicárselo todo, si cuando recuerdo lo que me pasó hasta a mí me cuesta trabajo creer que me haya ocurrido de verdad?
Miro por la ventana y veo ahí debajo la gente pasando, y los coches, y las madres que recogen a sus niños del colegio, todos ajenos a mi pesadilla.
La ciudad crispa su piel de erizo.
Viento de agua.

12 Comentarios:

Anonymous inwit dice...

Oleeee!!! Por fin!!! Sáquenos de este abandono, maestro, que le echábamos de menos más de lo que cree!! Bezooz!

9:03 a. m.  
Blogger ana dice...

Ains!! Menos mal!!! Ya tenía yo ganas de seguir leyendo los gatos!!

1:42 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

oleeeeeeeeeeeeee!!!!

bentornato.

Patàn

5:48 p. m.  
Blogger El busano kalandraka dice...

Ufff! ese pive tiene un problemon, le vas a tener que dar la dirección de una casita en el Himalaya que tu eso lo domina
Un abrazo

6:43 p. m.  
Blogger Beaumont dice...

Llevaba tiempo sin pasarme por aquí, y veo que la calidad sigue siendo la misma. Excelente.

7:19 p. m.  
Blogger David Franco Monthiel dice...

señó argüez! por fin. ya me sentía solo. Estuve en el lope de vega de incosnito. salimos pitando en la Jarboe y no vimos al Richard Hell. Los mikis, insuperables. Las músicas, fantásticas. Dios, imprehionante.

abrasos.

7:23 p. m.  
Anonymous mochuelo dice...

aquí seguimos, fieles al blog y al asunto que nos ocupa... sigue usté igual de fascinante que siempre...

7:40 p. m.  
Anonymous Nobody's boy dice...

Muy bueno :). Se te echó de menos en el Lope. ¿El señor David Franco hizo acto de presencia? Pos no lo vi, nop. Bezoz para todos.

8:29 p. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

Por fin vuelve el migue. Menos mal pos ya estaba jarta de abrir esto y no ver nada.
Besosisimos, compañero.

8:55 p. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

Por cierto, me cago en ti y en el burro muerto. ¡Que pechá de llorar!!!!
Como la vida misma

8:58 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

Querida gente: pues sí, ya estamos de vuelta después de este tsunami existencial y este maremoto carnavalero. Que se detenga el mundo, que voy a cantar unos cuplesitos. Ya saben vuestras mercedes cómo es esto. Así que de momento, si ustedes lo tiene a bien, seguiremos un tironcito más.

INWIT y MOCH: besos enormes. enormes. enormes.Os quiero.
ANA: esta primavera los gatos maullarán para usted.
PATAN: grazie, fratello.
BUSANO: sólo en el Himalaya el pobre Guaqui estará a salvo del despiadado TO-MATO, jejeje...
BEAUMONT: Yo también lleva tiempo sin pasarme por aquí, jeje. Veo que también las visitas siguen siendo igualmente excelentes.
DAVID: Resistió usted lo mismo que los Borrikillos en el teatro (las Jarboe, al parecer, causaron estragos en el gallinero, jejeje). Demasiado fugaz nuestro encuentro en Hospitalito de Mujeres ¿no crees?
BORJA: No pude ir al gran Circazo en el Lope. En carnaval no yo soy yo, evidentemente. Soy mister Hyde. Pero mi pequeño corazón de Jekyll, bajo el disfraz de trepa, voló astralmente hasta el teatro y, por un rato, fue esa noche un itinerante más.
ANA: Tranquila. Yo también lloré leyendo ese libro.

Besos enormes a todo el mundo y gracias por seguir visitando este vuestro pequeño vagón de mercancías.

12:19 a. m.  
Blogger David Franco Monthiel dice...

Posi, mu breve. he tenio carnaval con trabajo madrugadorrrrr. bufff. Nos vamos viendo. Y considere usted la visita al taller.

abrasos, chap

7:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home