viernes, diciembre 16, 2005

como alma que lleva el diablo

Debo sentarme en la acera porque creo que estoy a punto de desmayarme. No puedo creer lo que debo creer. Nunca debí meterme en este lío. Dios. Me he dejado dos mil pastillas que no son mías en el asiento de atrás de un vehículo policial. Trato de calmarme. Que no cunda el pánico. Quizás aún estoy a tiempo. Si corro hacia el cuartel y aún no se han dado cuenta a lo mejor me la devuelvan. No hay tiempo que perder. Pregunto a una chica que pasa por dónde cae el Cuartel de la Guardia Civil y ella me lo indica. Afortunadamente está aquí cerca, subiendo esta cuesta lo veré a la derecha. Corro hacia allá como alma que lleva el diablo.
A la puerta del Cuartel siento otro ataque de pánico. A lo mejor ya han visto la mochila y quizás hayan curioseado dentro buscando mis señas y si es así fijo que han encontrado las pastillas. Me detengo por un momento. A lo mejor entro y ya no salgo de allí, a lo mejor estoy cometiendo el error más grande de mi vida volviendo a la boca del lobo. Pienso mejor en salir corriendo y no tentar la suerte. Pero ¿qué le explico al Negro? ¿Cómo voy a volver y decirle que me he dejado cuatro mil euros en pastis en el coche de los picolos? No se lo iba a creer ni muerto. La imagen de su pistola negra metida en la boca de aquel tipo y la imagen de los ojos de aquel mismo tipo atado a la silla pasan con obstinación por mi cabeza. Si pierdo la mochila las llevo claras con el Negro. Si entro y me descubren los picolos, no quiero ni pensarlo.
Tres segundos más de dudas y, tomando una bocanada nerviosa de aire, entro en el cuartel.

10 Comentarios:

Blogger ana dice...

Por diossssssss, qué sinvivir con el Guaqui este!!!

9:58 p. m.  
Anonymous Nobody's boy dice...

¿Alguno de los presentes ha salido con vida de un cuartel de la guardia civil? Pues me da a mí que el Guaqui tampoco lo va a hacer :p.

10:42 p. m.  
Anonymous Ana SS dice...

Po yo me fío menos de la guardia civil que de to la panda del Guaqui, capaces son de.....

11:28 p. m.  
Anonymous inwit dice...

Vieo, compae, yo me estoy ya hasta enfadando del "modo folletín"!! :¬) Esta tensión a la que nos sometes no es justa, debería ser hasta ilegal!!

Un beso grande, maese Migue, y grandes recuerdos...

9:35 p. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

Ole ahí, con dos cojones.¡¡¡¡

Hace años nos colábamos en el pantano del Pardo a bañarnos y nos pilló la G. C. por un puto helicóptero. Nos llevaron al cuartelillo y despues de una buena bronca nos acercaron a la parada del bus. En nuestras mochilas llevábamos bocatas, bebidas, condones y otras cosas... No creo que este colega lo pase muy bien aunque no le hagan nada.
Que chulo eres.

9:51 a. m.  
Anonymous Ana SS dice...

Una cosita que no tiene que ver con el relato del Guaqui pero que la estoy difundiendo por donde puedo. Supongo que habréis leído el discurso del Nobel de literatura Harold Pinter "Arte, Verdad y política", si alguien aún no lo ha leído , por favor que lo haga, es buenísimo, arriesgado y valiente.Podéis buscarlo en google o en rebelion.org ¡Dadle le máxima difusión posible!

1:23 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Mas, mas, maaaaaaaaas!!!!

Patan

3:52 p. m.  
Anonymous ro dice...

Un día mata usted a alguien de un infarto, no vea como tiene usted a los parroquianos, señor Argüez

8:25 p. m.  
Anonymous Nobody's boy dice...

Mañana lo veré recitar. Le robaré al señor Argüez el manuscrito de Los gatos (que, por supuesto, llevará en el bolsillo) y lo colgaré aquí, que estamos todos intrigadísimos :p.

10:15 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

jejejeje, sufrid, sufrid...
y al loro con lo que nos cuenta SS del discurso del viejo Pinter. Purita resistencia!

12:35 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home