martes, noviembre 29, 2005

puedo tragar mi propia saliva

Así que, desde que me he despertado esta mañana temprano, esa maldita historia lleva dando vueltas en mi cabeza. Me ha puesto más nervioso incluso de lo que hoy esperaba estar.
Mientras espero el autobús hacia Los Caños siento de repente la sensación de que no he calibrado bien los riesgos. Si me pillan con todas esas pastillas encima la cago. Joder, me está empezando a entrar canguele. Luego respiro con hondura y me digo a mí mismo que es normal que esté nervioso, que todo el mundo estaría nervioso, que es mi primera vez y que por esto hay que pasar, que forma parte de la novatada y que tranqui, Guaqui, que todo va a salir de puta madre. Antes de subir al autobús me pillo una cocacola porque a penas puedo tragar ni mi propia saliva.

1 Comentarios:

Anonymous inwit dice...

Uff... qué nervios...

9:57 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home