miércoles, noviembre 02, 2005

hemos tenido que arrancarlas

El Gordo tiene un pequeño taller de electrónica donde no entran demasiados clientes, pero en realidad allí dentro ocurre de todo. Cuando llegamos y cruzamos la puerta suena uno de esos din-don electrónicos que te avisan de que algún capullo está entrando. El Gordo sale de dentro:
− Ah, sois vosotros, pasad, metedlas aquí detrás.
En el pequeño taller huele a cocaína fumada. Sobre el desordenado banco de trbajo donde se amontonan cables, clavijas, y polvo, hay un plato boca abajo y a su lado un tipo se esta fumando un pitillo nevadito. El Gordo ve su cara de contrariedad cuando nos ve entrar y le dice:
− Tranquilo, son colegas… Ponedlos aquí, joder, Pitu, te dije que los trajeras con las clavijas.
− Hemos tenido que arrancarlas. Se ve que en el hospital se están coscando de que faltan demasiadas teles. Las ponen atornilladas. Ahora hay que cortarles el cable.
El tipo del nevado dice que tiene que irse y el Gordo le dice que le acompañe al mostrador y allí le dará las pelas. Cuando nos quedamos a solas en el taller nos liamos un porro mientras oímos que el Gordo y el otro tipo discuten sobre algo. No es una discusión violenta, pero el tono de los dos es muy serio. No podemos oír lo que hablan, pero esta claro que el Gordo se trae entre manos algún trapi de los suyos. Cuando el tipo se ha ido, entra con cara de poco amigos. Nos da unos billetes y nos dice que está muy ocupado, que muchas gracias y que ya nos llamará para otro encarguito.
El Pitu y yo salimos por patas de allí y nos acabamos el porro andando por la calle. Parece que ahora llueve un poco más fuerte. Nos metemos en un bar y nos pedimos dos cervezas. Repartimos el dinero del palo y entonces yo le digo al Pitu que ésta es la última vez que lo hago, que no cuenta más conmigo, que estos palos no valen nada y que por este dinero no merece la pena.
− Quizás es que prefieres hacer negocios con tu amiguito el Negro ¿no? –me dice con ironía.
No le contesto. Doy un trago a la birra y decido cambiar de conversación.
− Oye ¿por qué coño me dijiste anoche que querías que tu vieja se muriera?
Ahora es él el que no quiere hablar. Hace un gesto con la mano como diciendo que pasa del tema y se lleva la cerveza a los labios. La madre del Pitu está en una silla de ruedas porque se cayó por las escaleras hace unos años. Su padre se fue y los dejó a solos, a él y a su hermana, con todo el marrón y es cierto que desde entonces la vida para ellos se les ha vuelto especialmente difícil, pero lo cierto es que lo que me dijo anoche me dejó un poco perplejo. Decido meterle los dedos.
− Mira, tío, si fueras tú quien tiene que bregar con tu madre, lo entendería, sería muy fuerte, pero lo entendería. Pero es que es la pobre de tu hermana la que se come casi siempre el marrón, así que no sé a qué vino eso de anoche.
− Mira, Guaqui, déjalo, no quiero…
− Porque tú no tendrás muchos motivos para quejarte ¿no? Vamos, digo yo. A ver, ¿cuánto hacer que no apareces por tu casa?
− Pues, mira, esta tarde mismo pensaba ir y quedarme unos días de tranqui con mi madre, y ayudarle un poco a mi hermana.
− Vaya, todo un héroe ¿después de cuánto tiempo sin aparecer, Pitu?
− Vete a la mierda, Guaqui, a ti no tengo que darte explicaciones de nada, joder.
− No, si no te estoy pidiendo explicaciones, joder, lo que pasa es que no debiste decir eso de que se muera la pobre de tu madre, tío.
− ¿Y tú quién coño eres para decirme lo que debo decir o no? Mientras que no me meta con tu madre déjame en paz, tío.
El Pitu se está alterando mucho, así que decido dejarlo ahí. Nos quedamos un rato callados, cada uno enfrascado en su cerveza y en sus pensamientos. Por el ventanal del bar se ve que arrecia la lluvia. La gente apresura el paso y un urgente tránsito de paraguas abiertos y coches con las luces encendidas proclama la llegada del enorme iceberg ceniciento de las nubes.
Huele a cemento mojado.
Oxígeno fresco inunda los hocicos de esta vieja ciudad.

9 Comentarios:

Anonymous mochuelo dice...

"mochuelo correcting" informa: le falta una "a" a "banco de trAbajo"; errata en "yo le digo al Pitu que ésta es la última vez que lo hago, que no cuentE más conmigo"...

espero ser de ayuda y no un tocapelotas...

abrazos y besos...

1:08 p. m.  
Anonymous Nobody's boy dice...

Grande. Muy grande. Súper novelón.

4:08 p. m.  
Anonymous _nat dice...

menudo entramado de personajes...
esta novela engancha tanto que aunque no pueda meterme en tu blog tan a menudo como quisiera, siempre reengancho leyendo de semana en semana. salud y saludos.

6:28 p. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

¿Cemento mojado? Dios, hace tanto tiempo del olor a cemento mojado que he vuelto a mi adolescencia. Gracias.
Buenisísimo!!!!
Nos veremos.

6:43 p. m.  
Blogger ana dice...

Vaya par de prendas!!

7:31 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

MOCH: cada una de sus correciones están siendo debidamente anotadas en el borrador en papel. Gracias y continúe usted informando, que falta hace.
BORJA: Gracias, campeón. No me he olvidado del cazador, eh?
NAT: Encantadísimo de verte por aquí aunque sea de vez en cuando. Besísimos enormes para usted y para toda la guerrilla nazarí.
KAMPANILLITA: Eres un sol. Oye ¿cómo salió el desembarco borriko en el medusa?

7:33 p. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

LO siento, Maestro, pero no pude ir. Estoy en otro universo.Espero estar de vuelta cuando vuelvas al taller, si es que vuelves....
Tú si que eres un sol.
saludos.

11:32 a. m.  
Blogger garcía argüez dice...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

3:43 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

ANA: No creas que son tan prendas, en el fondo para mí que son dos niños solos y asustados. Ya veremos. Besos.
KAMPI:¿En qué universo andas? Anda y regresa, regresa...
El taller arrancará para la segunda mitad de noviembre. Ahora salgo de nuevo unos días fuera, pero al regreso ya avisaré a todo el club.
Besos.

3:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home