jueves, octubre 13, 2005

un chorro de aceite requemado

Yo no sé muy bien qué hacer. Mierda. No quiero estar aquí. Esto no va conmigo.

− Mira, Kiko, a mí déjame de historias que yo también tengo mis problemas. Quedamos en que tenías dos semanas, cabrón, me pediste dos putas semanas para darme el dinero y ya llevas casi un mes. Te busco y no te encuentro. Me estás dando esquinazo, cabrón, y eso no te lo voy a consentir porque no me sale de los cojones. ¿Comprendes lo que te digo? PORQUE NO ME SALE DE LOS PUTOS COJONES.

El Negro grita cada vez más. El Kiko retrocede y tropieza con la bolsa de sus aparejos. Entonces el Negro lo agarra por el cuello.

− No, Negro, por favor, por tus muertos, te juro que…

Y entonces el Negro, de no sé dónde, saca una pistola y se la mete en la boca a aquel tipo. Mi corazón da un vuelco. Joder. Una pistola negra. Es la primera vez que veo una pipa de cerca. Es como si todo aquello fuera irreal. Aquel tipo tiene los ojos abiertos como ruedas de camión. El Negro aprieta el cañón dentro de su boca. Lo he visto en mil películas, pero nunca en la realidad. Estoy casi temblando del acojone.

− Ahora vas a ser un buen chaval y le vas a decir al Negro cuándo vas a darle el dinero.
− Neggrog, pogggg fagggogg, pogggtugmuergtoggg…
− Dime que el lunes me vas a dar todo ¿me escuchas? Todos los billetitos, uno detrás de otro ¿verdad? dímelo, cabrón…
− Neggroggg, pogggg…
− ¡Dímelo, cabrón!
− Egg lunegg tevyadagg eldineroggg, egroggg…
− Todo el dinero, nada de una parte, todo.
− Togdog, ziggg…
− No estoy para cachondeo, Kiko, no juegues conmigo que sabes que si me tocan los cojones no me ando con tonterías.
− Noggg, pogggfavoggg…

El Kiko está llorando y las lágrimas resbalan por su cara estirada y negra como un chorro de aceite requemado que resbala de una sartén. Es sólo entonces cuando el Negro afloja el brazo y saca la pistola de su boca. El tipo cae de rodillas al suelo tosiendo de miedo.

− El lunes, y a sabes dónde encontrarme.

Y entonces se vuelve a guardar la pipa, se da la vuelta hacia mí, me pide el porro y me dice que nos vayamos. Camino a su lado nervioso, con el paso acelerado. No cruzamos una palabra hasta que salimos del espigón y volvemos a la calle. Nos detenemos ante un semáforo. El Negro tira la chicharra al suelo y retuerce su pie sobre ella. Exhala el humo lentamente y es entonces cuando, esperando a que se ponga verde, me dice sin mirarme:

− ¿Sabes por qué te he pedido que me acompañaras?
− ¿Por qué?
− Para que sepas que cuando yo hablo de negocios voy en serio, Guaqui. Ya te dije que no quiero nada con capullos. Tu amiguito, el Pitu ése, es un capullo. Por eso no lo quiero. Y este tipo que acabas de conocer, sin embargo, no me pareció un capullo cuando hice tratos con él, pero al final lo resulta que lo es, un capullo enorme, un capullo tocapelotas de mierda ¿entiendes lo que te digo, Guaqui?
− Sí, Negro
− Los peores no son lo capullos, Guaqui, los peores, te lo juro, son los que parecen que no son capullos y luego resulta que lo son. Unos capullos de la ostia. Esos son los peores. Me joden mucho los tíos así. Mucho ¿entiendes? Con esos no hay que tener miramientos. Ya lo has visto. Para eso tengo la pipa… ¿sabes lo que te digo, Guaqui?
− Sí, Negro
− Así que me gusta asegurarme antes. Me gusta estar seguro de que la gente con la voy a trabajar no son capullos… ¿sabes lo que te digo, Guaqui?
− Sí, sé lo que me dices – tengo la garganta seca. Muy seca.
− Y tú no eres ningún capullo ¿verdad, Guaqui?

Intento tragar saliva antes de contestar, pero mi lengua es papel de lija.

− No, Negro, no lo soy.

Con las alas extendidas, unas gaviotas que parecen combatir sobre nosotros lanzan un par de esos agudos gritos de guerra que no entienden de domingos justo cuando el Negro, que ya ha notado lo nervioso que estoy, me da una palmada en el hombro, me dice:

— Eso está bien. Venga, te invito a una raya.

La tarde es un tumor que se oscurece. El sol se hunde.
Domingo profundo.

4 Comentarios:

Blogger inwit dice...

La tarde es un tumor. Joder.

10:06 a. m.  
Blogger Kampanilla Punk dice...

¡¡¡¡AMEN!!!!!

Porfa, mañama más. Que joputa el negro.....me lo estoy imaginando.
Bueno, pero que muy bueno el dialogo con la pipa en la boca.

besos.

1:57 p. m.  
Anonymous mmori dice...

buah!!! sí señor, muy bueno, no le falta de nada a la escena...

2:41 p. m.  
Anonymous Nobody's boy dice...

Hermano, te lo curras. Pedazo novela te está saliendo.

5:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home