viernes, septiembre 30, 2005

petrolero hacia el desguace

He huido rápidamente de la casa de Viki porque sé que cuando despierte se va poner a llorar. Me he vestido con premura y he salido a la calle sin decir ni media. Antes de dejarla en la cama la he mirado. Duerme plácidamente. Tiene cara de un ángel que duerme. Pero ya la conozco: está loca, y al despertar comenzará a llorar y le dará la depre, y entonces empezará a contarme sus problemas y yo no estoy para esas historias. Hace sólo unas horas, era una loba en celo gimiendo sobre mí. Ahora es un ángel que duerme bajo las aguas azules de un lago. Dentro de un rato será una loca despeinada con los ojos nublados. Así que me retiro antes de que estalle la tormenta. Me han caído muchos de esos chaparrones en ese dormitorio. Ni uno más, tía. Ni uno más.
Hace sol y estoy derrotado. La vomitiva paz dominical llena con su manto de asco este rincón de la ciudad. Pasan pocos coches. Los comercios están cerrados.
Son las cuatro de la tarde. Es domingo.
El peor momento de la semana para estar tan lejos de mi casa.

....


Tengo en el móvil una llamada perdida del Negro. Lo llamo y me cita dentro de un rato en una cervecería del centro. Pensaba ir al piso, ajustar cuentas con el Gafas, porque el casero debe estar ya que trina, dormir esta noche en mi cama, ducharme en mi ducha, vivir en mi vida. Pero, por supuesto, no le digo nada de esto al Negro. De hecho le digo rápidamente que nos vemos, que voy para allá. Quiere que hablemos de negocios. No hay mejor plan para una tarde resacosa de domingo que tomar unas cervezas con el Negro y hablar de trapis. No, señor.

Como es domingo, los autobuses pasan con menos frecuencia, así que tengo que estar un buen rato sentado en la parada, solo y hambriento, mientras la media tarde se arrastra con la lentitud polvorienta de un petrolero hacia el desguace.

9 Comentarios:

Anonymous Nobody's boy dice...

Magnífico. Lo voy pillando y cada vez me gusta más. Una preguntilla, hermano: ¿sólo hay tres narradores en la Historia? Porque sería interesante algún parrafillo contado por el Gafas, no sé...ideas que tiene uno. Besos.

6:40 p. m.  
Blogger totito dice...

Flipo con tu uso magistral de las metáforas, cuando hablas de la bahía, la ciudad o la tarde del domingo. ¡Que poderio!

12:13 p. m.  
Blogger inwit dice...

Ahora sí entra con fuerza este trozo. Seguimos disfrutando.

1:19 p. m.  
Blogger ana dice...

Creo que este capítulo fue de los primeros post que te leí... y decidí quedarme ;)
Besitos.

12:39 a. m.  
Anonymous mmori dice...

Fiel descripción de esas tardes de domingo en las que el descanso se confunde con el aburrimiento...

6:01 p. m.  
Anonymous mochuelo dice...

¡malos que son los domingos, carajo...

11:42 p. m.  
Blogger Kostas H. dice...

¡Argüez!: ya veo que sigues navegando a la deriva, como los heróicos piratas del caribe...
Así se hace hermano, así se hace.
Si vienes por Madriti, avisa; o si voy de nuevo a Sevilla.
Besises piratillas, jajaja

3:19 p. m.  
Anonymous jclavijo dice...

Bárbaro, Argüez, bárbaro!

5:07 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

TOTITO, INWIT, CLAVERO, JULIO, MOCHUELO, MORI: Muchas gracias, amigos, por los piropazos. Purita gasolina!
BORJA: veo que ya le has pillado el rollo de la estructura de tríptico. El Gafas, el cuarto en discordia y verdadero desencadenante del desenlace, aparecerá, pierde cuidado.Besos.
ANA: Cierto, este fragmento ya lo colgué hace meses. Puede, pues, decirse que en cierto modo, este post ¡es tu aniversario! besos

8:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home