miércoles, septiembre 21, 2005

la calma de los triunfadores

Dejamos el coche mal aparcado en la Plaza de la Constitución. Antes de bajar, el Negro ha sacado el fajo de billetes y nos ha dado a cada uno nuestra parte. Dinero fresco. Bastante dinero. El Negro nos dice que todo está bien, que al tipo le han gustado mucho las pastillas y que quizá nos vuelva a encargar más muy pronto. Otro buen encargo, como el de hoy. Negocio rápido y redondo. Estas pastillas son una mina. Aunque haya que ir a buscarlas a Los Caños. El Pitu está eufórico.

- Ya te dije que sería fácil.
- Pues antes en el coche estabas acojonado.
- Las pastis, tío, que me ponen muy sensible.

Dejamos el coche mal aparcado a un lado de la plaza. Antes de bajar, el Negro ha sacado del bolsillo una papela y nos ha preparado en un santiamén una raya de polvorón para cada uno. Anfetamina loca para una noche loca. El Negro dice que es de un poco que le quedaba y nos acerca la cartera. Esnifamos con la calma de los triunfadores. Tenemos el bolsillo lleno de billetes, un turulo en la nariz y aún nos quedan unas cuantas pastis para terminar la noche. No se puede pedir más a la vida.
Salimos del coche buscando el bar. Los bancos de la plaza están llenos de gente que habla alto, y espléndidas muchachas que ríen a gritos, y música en los coches de puertas abiertas, y humo de cigarros, y lumbre de mecheros, y bolsas de plástico en el suelo, y botellas a medio vaciar. Gatos nocturnos se esconden tras los arriates. Atravesamos el jolgorio de la fiesta callados y con las manos en los bolsillos.
Sábado noche. Júbilo en la calle. Rumor de corazones borrachos.

2 Comentarios:

Blogger el que deambula dice...

Vale, vale, me voy enterando. La cosa está bien montada, y se mantiene el ritmo. A ver que más, más más más más quiero más!

Besos, jeje.

11:45 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

Jejejej es que cuando me puse a colgar fragmentos desordenados no preví el embrollo que podían ser. Por eso ahora trato de poner un poco de orden para facilitar un poco las cosas a los que generosamente le estáis prestando atención a la historia. Besos, Angelito

11:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home