miércoles, septiembre 28, 2005

cartón

La ciudad desfila a nuestro alrededor. Agarro a Viki por la cintura mientras la pequeña moto ronronea entre nuestras piernas. Apoyo mi mejilla contra la dureza de su casco. Hace un frío delirante. Debe estar a punto de amanecer. La avenida está casi desierta. Los semáforos hablan solos. A esta extraña hora de la madrugada, cuando el cielo parece hecho de metales pesados, la ciudad es una caracola de cristal negro. La ciudad es un reptil que hiberna. La ciudad es un pez viscoso a punto de salir de la charca.
Intenta amanecer.
Somos de cartón.

1 Comentarios:

Blogger inwit dice...

Joder. Todas y cada una, todas imágenes que llegan y tocan. Es corto, pero este trozo es de los mejores...

No, el compadre vino sólo de visita, y a mí se me acaba de terminar el periplo. Lo bueno es que ahora podemos hasta pensar en vernos para celebrar cualquier cosa. Abraços!

12:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home