martes, agosto 23, 2005

y al séptimo descanso (crónicas del anticristo)

Ya hemos hablado aquí alguna que otra vez de memento mori, una bitácora que trato de visitar a menudo y que me resulta especialmente conmovedora... sus textos son frescos, inquietantes, inteligentes, y a veces de una socarronería sosprendente. Jose Antonio a veces lo clava.
Aquí un texto que acabo de leer.

El primer día destruyo al hombre y los animales de la tierra según sus especies: animales domésticos, reptiles y fieras.
Después destruyo las aguas y los seres que habitan en ellas, y los pájaros del cielo.
Al día siguiente, acabo con las luces en la bóveda de los cielos, esas luces que separan el día de la noche y alumbran a la tierra.
El cuarto día destruyo los continentes y la tierra que verdea y engendra semilla.
Para el quinto día dejo la destrucción de la bóveda llamada cielo y que separaba aguas de aguas.
El sexto día es el día en el que son destruidos definitivamente el cielo y la tierra, y en el que deja de existir la luz.
Y al séptimo día, cuando sólo quedo yo, me tomo un más que merecido descanso, ahíto de satisfacción.
Para la nueva semana, comienzo a autodestruirme.

2 Comentarios:

Blogger David Franco Monthiel dice...

el texto está está oculto, si se selecciona se ve. será que está en color negro.
besos y besos.
tremendo.

7:31 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

ostia. se arregla ya. gracias, grande

8:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home