miércoles, agosto 10, 2005

do you wanna marry me?

Debería estar tomando agua, pero no dejo de beber ginebra. Debería ayudar a la pastilla a hacer su trabajo debidamente, pero no dejo de beber ginebra. Debería limitarme a reponer lo que sudo y no meterme más alcohol en el cerebro, pero no dejo de ver ginebra. Debería ser sensato, pero no dejo de beber ginebra. Así que llega un momento en que todo se vuelve confuso a mi alrededor. Trato de bailar, pero mis movimientos son ridículos y peligrosos. Tropiezo con cuerpos, pierdo el equilibrio, la música no tiene sentido. Luego ocurren cosas que yo ya no puedo comprender. Me siento llevar en volandas, alguien me zarandea, unas voces me gritan algo que no entiendo, trato de seguir bailando, me zafo, me agarran, me llevan, la música se para, el aire fresco me da en la cara, me empujan con fuerza, caigo al suelo, me doy un golpe que me hace reaccionar, tirado sobre la acera, veo a los dos gorilas de la disco volver a entrar. Mierda. Creo que me han echado. Siento ganas de vomitar, pero no lo haré. Vomitar es la muerte. Vomitar es lo peor del mundo. Vomitar es la señal de que todo ha salido mal. Seguro que cuando dios terminó de crear el mundo, vomitó desde los cielos.

......

No sé cuánto tiempo he estado tirado en la acera incapaz de levantarme. He estado oyendo gente pasar, risas, algún coche. Comienzo a sentir el frío del suelo traspasando mis ropas. Entonces noto cómo las manos de un ángel me mueven los hombros suavemente.

- Hey, do you need help?

No son sólo las manos de un ángel, sino también la voz de un ángel.

- Are you sick, boy?

Entreabro los ojos y veo, efectivamente, la cara de un ángel. El corazón me da un vuelco.

- ¿Ana? ¡Ana! ¿¿¿Qué haces aquí!!!!
- Whaaat? I’m not Ana, my name is Betty.

Betty... ¿Quién coño es Betty? Trato de enfocarla con mis ojos desafinados. Efectivamente, no es Ana. Es la chica con la que he estado flirteando en la disco. Sonrío y trato de farfullar algo.

- Hey, Betty, I love you. Do you wanna marry me?

Ella se ríe ruidosamente y me ayuda a levantarme. El aire fresco de la noche me despierta, esa brisa que sube desde los canales y llena todos los rincones oscuros de la noche flamenca. Me apoyo en ella y ella me pregunta dónde estoy hospedado. Y entonces yo le digo que no sé, que no recuerdo. Que no sé ni quién soy. Ella se ríe y me dice que si quiero dormir en su casa. La miro y veo su mirada fija en mis ojos ebrios. Sí, Ana, daría cualquier cosa por dormir contigo esta noche. He dicho la frase en español, así que ella no ha entendido nada, excepto que es una afirmación. La brisa me refresca. Ya me siento mejor. Pasamos por los puentes, atravesando canales negros donde fluyen lentas las aguas a la luz de las farolas. Nos besamos en cada esquina. Ella ríe y yo trato de no perder el equilibrio. Bebo de su boca con el ansia de un perro perdido en la playa. Ella recorre con sus manos nerviosas mi pelo revuelto y mi espalda. Me lleva por callejones estrechos y penumbrosos, adoquines antiguos, puertas pequeñas, edificios estrechos. No tengo ni idea de dónde estoy, pero me dejo llevar encantado.
El barrio se cierne a nuestro alrededor como se ciernen en invierno las mantas sobre la cama de un niño.

4 Comentarios:

Anonymous Anónimo dice...

...and I followed you both by these narrow streets...
We'll see...

4:25 a. m.  
Anonymous natalia dice...

otras apreciaciones:

hey, do you need help? creo que suena raro por ser una pregunta, creo que afirmándolo sería más creíble(hey, you need help.).
en vez de boy, pondría mate, lo de boy suena un poco infantil y antiguo, lo diría más bien una persona mayor.
y otro detallito más, casi nadie dice ya my name is..., sino my name´s betty.

12:21 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

Querida nat: gracias por seguir de cerca a estos "gatos" y sobre todo gracias por tus matizaciones con lo del inglés, frases titubeantes de las que yo tampoco me fiaba mucho (olvidé pronto el inglés del instituto)y a las que ya suponía yo que iba a tener que someter a revision por alguien más pudiente antes de dar por terminadas las correcciones. Así que tu generosidad se me adelantó. Gracias, amiga. He tomado nota fiel de cada una de tus correciones. No creo que existan más pasajes en inglés en el resto de la novela, pero de haberlos, espero tu asesoramiento y tu complicidad (y por curiosidad ¿a que se debe tanta soltura inglesa?) besos enormes.

7:35 p. m.  
Anonymous natalia dice...

será un placer poder ayudar en lo que una pueda. el inglés me viene de familia, mi madre es de chicago pero eeuu le llenaba poco y ahora es más de aquí que allá. pero mis veranos de infancia y awdolescencia en chicago me han enseñado mucho, aunque es difícil integrarse cuando muestras que no quieres pertenecer a esa cultura. eso es algo que nunca entienden.
salud y más besos.

9:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home