martes, agosto 02, 2005

carta al jardinero de stravinsky

Querido Alexei:

Has de saber que lo primero a tener en cuenta para hacer música de un árbol es la precisa elección de la especie a la que someterás estos consejos. Se sabe que el olivo es poco amigo de la música y prefiere mantenerse callado, retorciéndose en silencio durante el mayor tiempo de su vida. Se han oído en ocasiones noticias sobre algún olivo anciano que ha roto su atávico silencio y ha prorrumpido en aullidos y estertores, pero nadie ha podido hasta el momento acreditar rumores tales. Los almendros, por contra, se muestran cantarines sobre todo durante los días en que estallan en florecillas menudas y blancas, pero es su voz tan sutil y delicada que difícilmente un oído humano logrará percibir su tenue cantinela.
Será pues conveniente elegir árbol robusto y maternal, de ramas retorcidas y hojas grandes y frondosas y no alcancen, por supuesto, una altura incómoda a tus brazos. La especie más propicia a requerimientos tales es, sin duda, la higuera.
Una vez escogida la higuera en cuestión, habrás de tomar un papel de lija y hoja por hoja, irás una a una limando hasta que cada una de ellas alcance un grosor diferente, de forma que al ser golpeada o agitada emitan una nota previamente elegida. De esta forma, las hojas superiores deberán ser afinadas en Re mayor, las inmediatamente inferiores en Sol menor y así sucesivamente hasta alcanzar las hojas más bajas que estarán templadas todas en Mi (o en su defecto en Ti)
Una vez concluido todo el afinado, bastará con sentarse bajo la sombra del árbol nuestro a esperar con paciencia a que un suave chaparrón de primavera o una impetuosa ventolera del atardecer comiencen a agitar las hojas para que la higuera, en una amalgama de notas perfectamente organizadas, nos deje oír su música antigua.
Para escuchar fragmentos más complejos como una allegro de Haydn o una pieza del divino Mozart, habrás de buscar la ayuda de un director de orquesta que dirija la operación de limado, al que pagaremos su labor con una oronda cesta colmada de higos frescos y dulzones.

5 Comentarios:

Blogger David Franco Monthiel dice...

Qué cosa más buena diosss.La musica antigua.
una abrazo

1:18 p. m.  
Anonymous inwit dice...

Me queo frito... qué buen verano tienes!

Besos y vasos!

5:18 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

muchas grasssias, camaradas
besísimos pa los dos

9:02 p. m.  
Blogger totito dice...

Mu weno este cambio de agujas. Mis felicitaciones a ti y al jardinero que intentara afinar las agujas de un pino piñonero.

12:04 a. m.  
Blogger David Franco Monthiel dice...

estamos calladitos pero estamos por aquí.
Se le quiere.

4:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home