martes, junio 14, 2005

los nombres de europa

Bueno, llevaba tiempo temiendo este momento: el día en que iba a tener que hablarles en mi bitácora del trabajo de don Alberto Porlan. Y lo temía no por nada, os aseguro que es un placer inmenso hacerlo, sino porque no es nada fácil ¿cómo demonios logro explicar en un pequeño post el impagable y sorprendente trabajo de investigación que el gran Alberto ha ido desarrollando estos años (estas décadas) y que culminó con su soberbio libro “Los nombres de Europa”? Amigas y amigos: creedme si os digo que no es nada fácil. Aún así trataré de hacerlo: casi de forma casual (si es que las casualidades existen) y realizando unas investigaciones arqueológicas (precisamente en Cádiz) Alberto comienza a percatarse de un extraño fenómeno: los nombres de muchas zonas (pueblos, ríos, playas, aldeas, montes ¡hasta ermitas!…) responden a unos esquemas preestablecidos y, con las lógicas variaciones morfológicas, los nombres y las distancias entre ellos se corresponden de una forma absolutamente asombrosa. Para colmo, poco a poco Alberto descubre que esos esquemas no sólo se repiten en toda España sino por toda Europa. Parece que las explicaciones que los filólogos han venido tradicionalmente dando a la toponimia hispana son pura chacota ante los insólitos hechos: existe una organización territorial previa a la romanización que es la que ha dado nombre a todos los lugares de Europa. Parece difícil de entender, pero si miran ustedes aquí , por gentileza del gran Alberto podrán ver sus explicaciones en unas curradas presentaciones “Powerpoint” donde mapas, flechas y esquemitas nos obligaran a reconocer que aquí debajo hay algo enorme y misterioso. Está en inglés, pero es tan básico que hasta yo lo entiendo perfectamente.
Alberto ha dejado al aire las raíces indoeuropeas de este viejo continente. Y la clave, como de costumbre, está en los nombres de las cosas.
Mírenlo ustedes mismos y luego me cuentan.
Gracias Alberto. Gracias.

3 Comentarios:

Anonymous Poeta en resistencia dice...

Dios santo, hermano...sólo le echado un vistazo por encima y ya me asusté. Ya había oído hablar de esta investigación del señor Porlán y del poco éxito que tuvo cuando la publicó, pero no me imaginaba que fuese tan fuerte (y extrañamente maravilloso). Pídele a Alberto que lo saque en español, para entenderlo mejor, por fa.

10:19 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Este libro existe ya hace años en español, lo tienen en la biblioteca
de Calle General Fanjul Madrid.
Es impresionante

4:28 p. m.  
Blogger Enric Trenchs dice...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

5:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home