jueves, mayo 26, 2005

contra los poetas

Dice Saramago en su Discurso contra el lirismo, "esa doctrina perniciosa":

Perniciosos son sus propagadores, individuos desvariados, intoxicados, verdaderos focos ambulantes de infección. Se llaman a sí mismos poetas. Y ése es también el nombre que nosotros les damos; pero, afortunadamente, hemos conseguido ya por medio de un disciplinado trabajo de las cuerdas vocales, ayudado con cierta expresión del rostro, transformar esa palabra en injuria. Injuria que se tienen bien merecida, dicho sea de paso.