viernes, abril 01, 2005

la puerta de nuestra casa

Encontramos una rosa
y allí edificamos nuestra casa.
Los días pasaban despacio.
Ella se levantaba temprano
y pedía cuchillos.
Me confesó que temía volverse loca.
Se le llenaba la cabeza de cristales.
De repente sucedió algo
que no sabíamos explicar,
como si hubiera alguien
invisible
entre nosotros.
El aire se volvió turbio
y ambos nos asustamos
antes de cerrar la puerta de la casa.

de David Eloy Rodríguez

1 Comentarios:

Anonymous Poeta_en_resistencia dice...

Para variar, David nos demuestra de lo que es capaz con unos cuantos versos...

Un muy buen poema.

Borja.

7:32 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home