sábado, marzo 12, 2005

se veía venir

Bueno, bueno, algunos ya conocíamos desde hace años a este saltimbanqui pseudo-editor de Santiago Rojas y de su santa esposa, de sus trampas, sus trapicheos y sus malas artes. Así que ya era hora de que algunas de sus víctimas explotase. Y me da a mí que son legión, porque en estos años hemos visto sus venenosas trampas regadas por todos sitios, sus cartitas y sus elogios, sus contratitos y sus ofertas, su mercadeo con las plicas y sus antologías fantasmas. Tarde o temprano, sus presas iban a saltar. Eso se veía venir.
Ayer el "Diaro de Cádiz" nos contaba:

Hace cinco años, al entonces novel escritor jerezano Juan Manuel Sáinz Peña lo compararon con Juan Ramón Jiménez. El elogio venía de la editorial Jamais, y en la carta en la que se repujaba se le ofrecía la posibilidad de publicar un relato suyo en el libro Cuentos selectos. Pagando. Ese fue el principio de una historia con final decepcionante, y en la que el dinero es lo de menos; lo más importante es que está en juego la ilusión de muchas personas. "Lo que más me mueve y me da coraje es que jueguen con las ilusiones de la gente", afirma Sáinz Peña cuando relata la historia de su relación con Jamais. Él es uno de los autores que denunciaron públicamente hace pocos días la situación. Hay muy pocos en Andalucía, algo curioso si se tiene en cuenta que la editorial tiene su sede en una localidad sevillana. "Al principio era una ilusión muy grande, porque hace cinco años no había publicado nada. Captaba a la gente (la editorial) convocando concursos literarios que no existen, se declaraban desiertos. Pero a la semana, recibías una carta en la que se alaba el nivel literario del relato". En esa carta le compararon con Juan Ramón Jiménez. Otros afirman haber sido igualados por Jamais con Neruda, Shakespeare, Li Po o Edgar Allan Poe. Siempre escritores de fama mundial y reconocidísimo prestigio. Y tras recibir el halago, venía la proposición: "Decía que si quería publicar el relato para la antología Cuentos selectos, que llegaría a quinientos puntos de venta". Juan Manuel Sáinz Peña no confió del todo pero aceptó, aunque su empleo no le daba para grandes alegrías económicas. Porque Jamais le pedía unas 50.000 pesetas de las de entonces -1.600 por página, y eran 32- para la edición. "Por contrato ponía que tenían dos años para publicar el libro, y que si no se me devolvería el dinero". El libro se publicó casi a lo justo, pero se publicó, con cien cuentos de otros tantos autores. Las cifras se incrementan, obviamente, de forma más que considerable. Hasta este punto, todo parece correcto: ambas partes aceptan las condiciones de un contrato que proceden a rubricar. Pero las pegas llegan "cuando el autor no cobra su liquidación por derechos de autor", algo que venía estipulado en el contrato, o que "seguro" que no ha llegado a esos quinientos puntos de venta prometidos. "En Jerez nadie conocía a la editorial Jamais", comenta como ejemplo. Juan Manuel Sáinz Peña, pudo al menos ver su relato impreso. Pero, afirma, "hay gente a la que no le han publicado el libro". Habla incluso de que hay a quien la editorial debe unas 4.800 euros. En la lista de posibles perjudicados hay, explica, "muchísimos sudamericanos y catalanes". Lo sabe porque el tema está caliente en Internet, donde los afectados han llegado a formar un grupo con el nombre de Nunca con Jamais. "El escándalo no es que me hayan timado a mí, es que hay una lista de personas" en las que se habla de una importante cantidad de dinero. Suman, según afirman, una presunta deuda pendiente de 34.000 euros. De hecho, Sáinz Peña afirma que le propusieron publicarle una novela... previo pago de 2.400 euros. "Dije en principio que sí, pero llamé a Padilla y allí me desaconsejaron que lo hiciera. Al día siguiente le dije que no. No veas cómo se puso", recuerda el escritor jerezano, quien habla con cierto desencanto del mundo editorial, "que o no te abre la puerta o te pide dinero". "Pero la parte que me indigna es que jueguen con la ilusión", reitera. Logró hacerse con el teléfono de la editorial -que cambiaron sin avisarle- y consiguió que le mandaran los cinco libros que, también según el contrato, debía recibir. "Y con eso me di por satisfecho". Porque da por perdido el dinero en derechos de autor. "Sólo me queda el derecho al pataleo".

Sabemos, amigos, que el mundo editorial es un excelente caldo de cultivo para impresentables, piratillas de tres al cuarto y pájaros de toda ralea, pero este tipo es que es la leche...

2 Comentarios:

Blogger Buscador de Sueños dice...

Indignante me parece que alguien tenga la osadía de implicar a la expareja del Rojas en la trama. La chica era apalizada, maltratada y humillada a diario por el cabrón de su expareja, lo que me alucina es que alguien aún crea una sola palabra de lo que dice un estafador consumado como don Santiago.
Os habeis planteado siquiera lo que está pasando una persona que ha de huir de su casa con su hijo por que está amenazada de muerte? Como para que gente que no sabe de que va el tema ande acusándola de cómplice...
o mejor...preguntadle al Rojas porqué maltrataba a su hijo, o si no era él quien llamaba amenazando de muerte a su expareja a las 2 de la mañana.
¿Eso no lo teneis en cuenta?

10:53 a. m.  
Anonymous Anónimo dice...

He encontrado a Santiago Rojas
Para todos aquellos que lo odian tanto como yo: Santiago Rojas Pulido vive en la calle Urbión 15, en el barrio de Nervión, en sevilla ciudad. Su teléfono es el 954656128. Cada uno que actue en consecuencia

2:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home