miércoles, febrero 23, 2005

soneto de nena y su hermana

No hay nada como el cuarto de su hermana
pequeña. Ese olor a caracolas
con azúcar. Están ahora solas
asomadas las dos a la ventana.
Nena toca la incógnita temprana
de su hermana y levanta las estolas
del suave camisón. La cubren olas
de manos redoblando su campana.
Y después de las manos va la boca
y después de la boca viene el cielo
y después, su cabello de azafranes.
Un cisne, un patito y una oca
descienden por el fuego de su pelo
hasta un lago de fresas y alacranes.

3 Comentarios:

Blogger David Franco Monthiel dice...

dios joderrr ke bueno

2:05 a. m.  
Blogger inwit dice...

mis enhorabuenas por esto...

9:18 a. m.  
Blogger garcía argüez dice...

grassia, grassia, son ustedes dos unos mostrus

10:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home