lunes, enero 31, 2005

de niños y perros

Cuando éramos pequeños, nuestras calles tenían menos coches y más perros. Perros con dueño los menos y perros callejeros los más. Los perros callejeros no eran algo peligroso y casi nadie les tenía miedo. Arrastraban el saco de huesos de sus cuerpos pulgosos por entre las bolsas de basura y a veces jugábamos con ellos los niños callejeros. Antes los perros eran callejeros y los niños también y la calle era un enorme territorio de juegos donde podía pasar cualquier cosa. A veces llegaban los laceros y se llevaban algún perro que meaba en las esquinas de los escaparates y asomaba su cabeza en las puertas de los bares, pero eso era sólo por las calles del centro, porque por el extrarradio, donde el campo era aún una enorme extensión de viñas y damascos que prestaba algunos terrenos a casitas casi de colonos, los perros callejeros eran casi tan libres como los niños que correteaban por la calle y por el campo. La calle era, también, para los perros.

Ahora los perros deben tener dueño, deben ser propiedad privada y llevan vacunas selladas y chips electrónicos insertados en sus cuerpos y correas y bozales y bandos municipales que obligan a sacarlos a la calle como si fuesen locos peligrosos y tiene papeles como si fueran objetos con matrícula y todo el mundo quiere perros puros de raza, como el sueño nazi quiso a los niños, sin mestizaje y con pedigree por escrito. Por eso cuando veo por las calles más marginales de esta ciudad a perros delgados tomando el sol en la acera y a niños que corretean mientras galgos quijotescos persiguen el balón, sin correa ni collar, pienso en los perros. Nuestros miedos estúpidos y la falacia de las noticias nos han vuelto enemigos de los perros. Y así nos han engañado: Los perros nos dan miedo. Los perros son un peligro. Los perros sólo deben existir si son como nuestros niños: bichitos domesticados, controlados, amordazados, higienizados y, sobre todo, que gasten, que cuesten y que consuman.

Cuanto menos perros son nuestros perros, más perros nos hacemos nosotros.


5 Comentarios:

Blogger inwit dice...

Ah, y... ¿por qué a nadie le preocupan tanto los gatos? ¿Por qué los gatos callejeros siguen en el mismo limbo normativo que cuando éramos pequeños? ¿Qué significa esto?

¿Acaso es porque son más huidizos? ¿Son sus mierdas más pequeñas y por eso? ¿Transmiten enfermedades benignas si muerden y es que muerden? No comprendo, amigo Ángel, los gatos huelen mucho peor...

9:57 a. m.  
Blogger garcía argüez dice...

Significa que siguen siendo gatos. No como los perros, que ya sólo son cosas. Creo que fue Jean Cocteau quien dijo la frase: si prefiero los gatos a los perros es porque no existen gatos policías.
Cierto que los gatos son más huidizos, pero eso es porque nunca se han fiado del todo de la raza humana… y sus mierdas, jajajaja, son efectivamente más pequeñas, pero da igual porque siempre las entierran y no dejan rastro. Y no sé si tienes gatos, pero yo que tengo en casa perros y gatos, te aseguro, amigo inwit, que los perros huelen MUCHO peor. En resumen, unos versos impagables, esta vez del gran Jarras:
Teoría: la libertad son los gatos
Teoría política: la libertd son los gatos ¡atrápalos!

1:04 a. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Vengo de escribir en la tapia del matadero zubiética que tenemos sikada con piedras y cosas y eso uno de los poemas del jarras y es la hostia la puta coincidencia de llegar de visitar y quedárseme colgado el cooperativamente del señor inwit and company entre las que me encuentro y redepentemente chas aquí también del lado de usted señor argüez, enorme lado el suyo y siempre costa amiga charlando con el inwit, a quien yo traje aquí si es que se dice así y, total: Que verde mucho verde y buenas noches, compañeras dos. Ya tengo 28 dicen y, bueno. Ahí le vamos.

Suya de ustedes amadas les manda brazos, besos y cuídense

La Luisa.

1:16 a. m.  
Anonymous Anónimo dice...

y lo de uno de los poemas es porque también se ha quedado escrito y menzavíaor vidado lo que dices miguelángel del jarras de los gatos. y el ejemplo edificante de las vacas aquí en la españa con eñe. bueno, lo dicho y
más besos. l.

1:18 a. m.  
Blogger garcía argüez dice...

y qué tapia es ésa, señorita melgarejo? Deme usted norte.
¿28?.Confirmado:hay vida tras los 30.

6:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home