domingo, agosto 22, 2004

pop de anuncio de móviles

Esta canción pertenece al nuevo género musical,
pop de anuncio de móviles, lo podríamos llamar.
Pero hoy voy a hacer daño, no lo puedo evitar,
nos va a quemar la butaca, lo siento de verdad.
Igual que tú sientes la cálida luz del sol,
igual que yo, cuando escuchamos esta canción
que nos recuerda cuando los dos
teníamos todo el tiempo del mundo para perder,
¿quién lo robó? Nosotros solos.

(Pepe aún no tiene móvil)

Juanjo habla con su mujer por el móvil sin parar,
ella conduce siempre a gran velocidad,
se oye de repente un estruendo de metal,
ahora se oye la radio, y ya no se oye más.

La otra noche me sonó el teléfono, y era Juan.
Pero no contestaba: una llamada accidental.
Sólo se oía la tele, una película de Tarzán,
y me quedé escuchando para cotillear,
y no se oía a nadie, sólo su soledad,
y me quedé escuchando y escuché su soledad,
y me quedé escuchando y escuché su soledad,
y me quedé escuchando nuestra soleda.

De Chucho

el diario de magda

Desde la ciudad condal, la bitácora de la gran Magda Bandera, periodista, escritora, luchadora... una gran tipa. En La Palabra Itinerante guardamos un especial respeto y amor por esta princesa guerrillera. Como reza el propio epígrafe: "Bitácora sobre activismo, desinformación y literatura". Una página a visitar con frecuencia.

sábado, agosto 21, 2004

plegaria a los pies de maximón

Por eso escucha ahora, Maximón,
La triste letanía de estos pobres
Que elevamos a tu trono de aguardiente
El último rescoldo de nuestras esperanzas
Escucha que es tu pueblo
Y no el de Jesucristo
El que ahora sollozando te suplica

Por todas las criaturas humilladas en el barro
Oh negro Maximón señor del humo
Danos el canto de la tierna rebeldía

Por todas las palabras desangradas sin pausa en las aceras
Oh agrio Maximón príncipe sin reino
Danos palos enormes para ahuyentar los zopilotes

Por tantas velitas retumbando en la negrura de los pozos
Oh bello Maximón señor de los escupitajos
Danos el fuego y el alcohol para acabar con las bacterias

Por los cadáveres ocultos en el lodo de la historia
Oh sucio Maximón gladiador de la gangrena
Danos refugio para el viento y danos dientes para tu carne

Porque estamos ya tocando el limo oscuro y muerto del fondo del pantano
Oh ebrio Maximón capitán renegrido de los aires
Danos agua para limpiar el olor de la carroña

Por el aliento caliente con que resuella la maleza
Oh dulce Maximón oscuro paladín de las telas de araña
Danos una hermosa canción para cantar con nuestros hijos

Por las lágrimas rojizas en los ojos enfermos de las niñas
Oh zambo Maximón arcángel de la escoria y de las llagas
Danos entendimiento para discernir siempre lo más necesario

Por el miedo de los perros que ladran en el maizal
Oh sabio Maximón jardinero de las flores resecas
Danos garganta para gritar de ira y manos para agarrar las armas

Por el virus caníbal que enmascaran las ofrendas del Gran Predicador
Oh viejo Maximón maestro de los niños muertos
Danos un viento que arranque la máscara del mundo

Porque ahí fuera el sol calienta y hace frío, sin embargo, en nuestras casas
Oh fiero Maximón enorme insecto negro que asusta a las muchachas
Danos paz para los muertos y cólera y furor para los vivos

Porque nada podemos sin tu ejército de parias
Maximón
Porque todo se pierde si olvidamos las fosas comunes
Maximón
Porque es la ira el método de hacer frente a la amnesia

Escucha Maximón
Mi cuerpo está encendido con la sangre de los indios


Los muertos cantan solos


Las calles piden fuego


La gente corre a gritos por mis venas

un sencillo y bonito lema vital:

Despacito y medio en broma...
pero llegamos a Roma

jueves, agosto 19, 2004

ensayo suspendido por pistola

Si el puzzle encajara
alguien a sueldo lo desbarataría.

de David Eloy Rodríguez

miércoles, agosto 18, 2004

lo que pedro dice

Digo que nos pongamos a escribir
con manos relajadas palabras o garabatos
o dibujos en la arena
digo que comuniquemos pensamientos
que lo que tenemos dentro
inunde un trozo de planeta
digo que gritemos o gesticulemos
digo que invadamos una calle
y expulsemos al monstruo-coche
digo que digamos que a la indiferencia
le van a crecer pelos de tanto esperar
la resolución de conflictos en islas lejanas
digo que decoremos las paredes
con mensajes muy claros del tipo el poder a la mierda
digo que descrucemos los brazos
y descubramos las mentiras de los libros sagrados
y digo que etcétera y etcétera-

de Pedro del Pozo

martes, agosto 17, 2004

tequipuí

Desde Chiclana, para Iberia y la Humanidad, la revista más gamberrilla del mercado local, al fin en formato internetereo. Un soplillo de aire fresco y macarrilla en el aburridíssssssssssimo mundo oscuro y tedioso de la prensa chiclanera.
No se pierdan las asombrosas noticias sobre el monstruo de Santi Petri.

gatos

Mi gata ha parido. En un recóndito recoveco de la abandonada parcela vecina, entre hierbajos poderosos y salvajes, ha creado un nido perfecto en el que esconde a sus cachorros. Ni caja preparada con paños limpios y cálidos ni techumbre que los cobije: mi gata prefiere el resguardo felino y selvático de lo agreste y de lo frondoso. Ella sabrá. La naturaleza la ha dotado para la maternidad de mejores recursos que a mí, animal racional incapaz de entender los más elementales impulsos del sabio instinto. La miramos desde casa, en medio de tal exuberancia verdosa de matorrales y flores, y pienso en esos gatitos. Ya que no puedo (ni quiero) plantearme qué mundo hostil y venenoso les vamos a dejar a nuestros hijos, sí me pregunto qué futuro espera a esos gatos.
Hasta no hace mucho, la parte del mundo en donde vivo era una zona tranquila, llena de árboles, carriles encharcados, imperio de la hierba, los pájaros y el campo esplendoroso: un sitio perfecto para los gatos (los que viven en mi casa y que yo llamo míos sabiendo que realmente míos no son, o los cientos de gatos que habitan, con o sin dueño, por este territorio abierto y generoso). Hoy, mientras la gata amamanta a sus crías, aún con los ojos cerrados, ingenuos a lo que ocurre a su alrededor, veo crecer muros y balaustradas, mallas que cercan territorios geométricos y parcelas aplanadas, caen árboles al paso de las excavadoras, máquinas grises y apestosas asfaltan los caminos de tierra, alambradas y perros nerviosos cuadriculan el campo, coches y motos ruidosos trazan estelas de cadáveres (gatos, perros, erizos -algún día os hablaré de los erizos-...) en los arcenes de las carreteras. Y mi gata trae hijos al mundo ajena a tan perverso panorama de civilización y humanidad.
Poderes fácticos del planeta, imparables ejércitos de la destrucción, el capital, el progreso y la especulación, por favor, ablandad vuestros corazones de hormigón, pensad en las generaciones venideras, por favor... ¿qué siniestro mundo van a heredar mis gatitos?

sábado, agosto 14, 2004

nuestra vida en numancia

Primero alambraron las palabras
y sembraron de minas
los campos semánticos.

Después derramaron por los suelos
las vasijas que guardaban
el aceite de los besos.

A las alas de los peces
ataron luego alambres con anzuelos
y a las patas de las camas
los grilletes del insomnio
con enormes cepos negros
para impedir la dulce
sacudida de los cuerpos
y evitar que por las noches
pudiesen inflamar las almohadas
las chispas que nos saltan de los sueños.

Intentan ahora darnos de comer
en el hondo pesebre del miedo,
el corral donde pace la tristeza
de este agrio abrevadero.

Esta vida a medias tintas.

Esta muerte a cuerpo entero.

dios los cría...

El excelso señor don Benjamín Prado (cuya vida dios guarde muchos años a la sombra de un castaño), cuando se le pregunta por el sorprendente éxito del libro de sonetos del excelso señor don Joaquín Sabina, va y dice:

Adoro a Joaquín, soy amigo suyo desde hace más de veinte años y sus sonetos me parecen estupendos, inteligentes y divertidos. A lo mejor es que Joaquín sabe un camino más recto hacia los lectores de los que saben otros.

Atrévanse, amigos, con el resto de la entrevista.

miércoles, agosto 11, 2004

islas en red

Desde las lejanas islas atlánticas, la ya "veterana" bitácora de don Daniel Bellón, donde se trenza hábilmente el compromiso con la poesía (la buena) y con la vida (la buena).
Atención a "Lo mejor de lo bueno". Útiles atajos a sitios MUY interesantes.

Como entrante, un inédito del propio Daniel

Estos negros que me tropiezo camino del trabajo
No están son sombras huidas mandadas mudar
No existen alguna vez sí es cierto que estuvieron
Pero les expulsamos tenemos los papeles
Simplemente no son y no hay porqué pagar
A quien no es quien no es no come ni siente
El padecer de los días pasando iguales todos

Es nada y la nada es gratis mano de obra perfecta

martes, agosto 10, 2004

la poesía hace

La poesía hace: hiere los corazones, toca los corazones de la gente. El poeta la deja hablar, para que haga lo que también a él le ha hecho. Y esto ocurre todavía de vez en cuando. No olvidemos una cosa: cuando hablo de poesía me refiero tanto a la del tipo de la canción, la más lírica, como también a la dramática o a las diversas manifestaciones épicas. Porque una cosa es básica y fundamental para que haya poesía; una cosa es imprescindible: el ritmo, que es eso, bastante misterioso, que anda por debajo de la lengua misma, sobre lo que luego se acopla la propia lengua. Sin ritmo no hay poesía; porque poesía no son todas esas cosas que andan por ahí convertidas en Literatura y que ni siquiera tienen las técnicas o las artes básicas de la poesía. Rara, muy rara vez se hace poesía; se llama poesía cada vez más a otra cosa que no es ella, que no tiene ritmo ni música y que anda metida en el cajón de la Literatura. Pero todavía de vez en cuando se hace poesía; y no sólo la hace de manera más o menos espontánea gente inculta, a la que le sale así como sin querer; también los cultos, gentes cultas, a veces dejan hablar a la poesía por su boca. El poeta no escribe, inventa.

Agustín García Calvo

peña

La casa ha amanecido este domingo llenita de amigos, amigos adormilados, amigos que se levantan sonriendo recordando todo lo que anoche pasó, algunos ya marcharon y otros abrían los ojos para volver al mundo y volver a regarse por la casa, la casa llena con los escombros de una fiesta que nos dejó dichosamente demolidos hacia dentro y nos dejó incandescentes de química y amor. Esta casa es feliz cuando está llena de gente que ríe, y gente que canta, y gente que bebe, y gente que ama. Esta casa que nunca es triste pero a la que siempre falta algo, esta casa que es como nuestro propio corazón: casi siempre encantado de latir exclusivamente para nosotros mismos pero en realidad pletórico cuando late por los demás. Amaneció y la fiesta seguía y hasta la casa parecía tener resaca, y sus muros y sus ventanas, y sus dormitorios y su cocina, y su jardín y sus arbolitos, todos sonreían recordando las mil y una aventuras que la noche anterior sucedieron en la larga jornada lúdica de la fiesta. Botellas y colillas, vasos de plástico y bolsas de basura. Las virutas de la fiesta, la basurilla del juego.La peña que llenó la casa y llenó nuestras vidas. La peña. Como decían los versos del maestro Porlan:

Ha pasado la noche llevándose la fiesta
tal que una nube leve de tul y de merengue
que la borrasca empuja con hálito implacable.
La hipnótica o narcótica inocencia
se hace dulcemente con la peña
ahora que la luna vuelve a entrar en su hucha
ahora que la aurora de oriente se apodera
y he aquí la mañana la mañana
que llega irresistible
galopando en fulgores y en sirenas
Definitivamente
son distintas las cosas bajo la luz del día.
Corramos los piadosos cortinajes.
Detengamos los rayos inspectores
Reparemos las puertas reventadas
Deshojemos las flores. Y sembremos
sus pétalos sobre estos cuerpos yertos
liberados al fin de todo peso.

Pues el sueño ha llegado con su esponja de nieve.

de Alberto Porlan
(algún día hablaremos del gran Alberto, maestro de maestros)

jueves, agosto 05, 2004

vicente ya no duerme aquí

Vicente no ha llevado nunca en hora el reloj
Se sienta en la tormenta a tomar el sol
Vicente mira a un cielo de cartones y estrellas
y conoce al ángel dulce que habita en las botellas
Su casa no tiene ni paredes ni techo,
no sabe qué ha dicho, no sabe qué ha hecho
Se siente afortunado cuando mira a la gente
que ha pasado y no ha mirado y no ha vivido
Vicente Demente Ardiente
Vicente Doliente Caliente Vicente
Vicente Serpiente Valiente
Vicente Creciente Urgente Vicente
Vicente no ha tenido nunca suerte ni miedo
Camina alegremente por el filo del fuego
De lejos le gusta contemplar al rebaño
Los semáforos en rojo son un idioma extraño
A veces cuando truena se siente solito
pero pronto se le pasa si se toca un poquito
Se siente afortunado cuando mira a esa gente
que ha pasado y ha escuchado y no ha entendido
Vicente Ferviente Ausente
Vicente Corriente Fulgente Vicente
Vicente Paciente Reciente
Vicente Tridente Candente Vicente


Y otro tema más

cartografía de las guerrillas

Esto es otro texto de Vicente, aunque en realidad es más o menos una antigua creación colectiva de L.P.I. El título y el poema de arranque son, como ya reconoceréis, gentileza del gran Iván Marisal. El resto es una suerte de cadáver exquisito más o menos involuntario. Reconoceréis cosas de casi todos (creo que faltan sólo David y Melga). El estribillo es un verso del Lolo. Una curiosidad para amantes de rarezas: hay un verso enmascarado del mismísimo señor Pablito Terradillos.

Qué poco nos queda para llegar.
Qué débil impulso nos basta.
Sólo torcer el cuello, mirarnos el pecho,
concentrarnos en la carne, obviar el músculo
vislumbrar el hueso, perdernos en el blanco
traspasar lo blanco, llegar a la materia, bucear en la materia
nadar más abajo y más abajo y más abajo
y encontrarnos un fondo, y en el fondo unos peces
y en el pez un microbio y en el microbio su interior
y en su interior una luz:
La misma luz que guía a los barcos en la tormenta

Hoy en la trinchera hemos escrito poemas...

Recogemos el testigo, la herencia del fracaso
Recogemos la limosna que nos brinda la historia
A lomos de un burro ciego y desquiciado
Cadenas vacías de palabras y amapolas
A veces las palabras y los cuerpos hacen
Y la muerte pierde esta noche la apuesta
Tengo ganas de emprender el viaje
Y dejar atrás el miedo de mi cabeza

Hoy en la trinchera hemos escrito poemas...

Malditos por siempre los que viven-y-punto
Malditos los que nadan-y guardan-la-ropa
Nosotros decidimos derribar ese muro
Hueco como un cuerpo que perdió su sombra.
El deseo es un huésped, aprovecha la vida
Que entra arena en mis zapatos de charol
Deseo el viento, deseamos la vida...
¡que esta vez sean ellos los que aúllen de dolor!

Hoy en la trinchera hemos escrito poemas

poemas

poemas

poemas

poemas

el coro dice a medea

"Tu entrepierna es la pira donde habrá de arder la muerte"

miércoles, agosto 04, 2004

la vida al revés

Nunca he sabido ordenar mis piezas
y apago las luces cuando te despiertas
Guardo una agenda que nunca he usado
Llena de teléfonos equivocados
Toda la vida al revés
Mírame y dime qué ves...
¿Qué ves cuando se vive al revés?

Suena ruido pero yo no oigo nada
Me gustan los faros con la luz apagada
Guardo a mis gatos en una pecera
Tengo una jaula con las puertas abiertas
Toda la vida al revés
Mírame y dime qué ves...
¿Qué ves cuando se vive al revés?

pequeño dios

Cuatro esquinitas de mi cama
Alza su cabeza mi señor
Siento la llamada caliente
De mi pequeño dios
Yo santifico su nombre
Beso sus manos y beso sus pies
Y administro en este templo
Los sacramentos de la piel
Cómo se va derramando la gracia
De mi pequeño dios

En las alturas del deseo
Te llama, te llama, te llama el señor
Y es tu saliva como una ofrenda
Que abre las piernas de mi corazón
¿Sientes, mi niña, sientes su aliento?
La fe se hace grande en tu interior
Por las catedrales de mi sangre
Laten los ángeles del amor
Oigo latir la cabeza caliente de mi pequeño dios...

-Ábrete bien para que sientas la gracias de mi pequeño dios
-Aquí está tu esclava, bendito es el fruto de tu pequeño dios
-Así de rodillas tendrás la gloria eterna de mi pequeño dios
-Derrama sobre mi cara el agua bendita de tu pequeño dios
-Bienaventuradas serán todas las perras por mi pequeño dios
-Hágase en mi la voluntad y el pecado de tu pequeño dios
¡Amén!

Otro tema de Vicente

charla con una hermosa dama

Permíteme, querida princesa, que continúe en esta bitácora unas lineas más la charla que dejamos sin concluir. Hablábamos la otra tarde, amiga, de izquierdas y derechas y de cómo tú, desde tu militancia demócrata, defendías la necesidad de una reorganización del voto útil frente al conservadurismo político y la "apatía" política que sufrimos. Te replicaba yo, por contra, que estabas planteando una dicotomía falsa que quizás tuvo alguna razón de ser en la revolución francesa e incluso a fines del siglo XIX con la revolución industrial y las luchas obreras pero que hoy, en pleno triunfo de la más eficiente forma de totalitarismo que sufrimos bajo el llamado “estado de bienestar” o “socialdemocracia”, había dejado de tener sentido. Y no lo tiene, niña mía, porque “derecha” o “izquierda” al igual que los conceptos de “Estado” y “Capital” son ideas que se han acabado fundiendo en la práctica y hoy no hay manera posible de distinguir los unos de los otros. Estado y Capital, en otros tiempos entidades antagónicas desde las que se diseñaban las políticas de izquierdas o derechas, hoy han venido a ser los mismo pues ambos defienden el mismo “status quo”, parten de iguales concepciones del mundo y comparten métodos y estrategias de funcionamiento. En la praxis, querida hermana, el alcalde de un municipio, el presidente de un gobierno y el gerente de una multinacional funcionan con la misma cosmovisión, bajo la misma fe en la economía y bajo los dictados de conceptos como rentabilidad, beneficio, progreso y desarrollo, palabras que nos han embutido pero que son mera jerga del capital, del ejecutivo y, en última instancia, del depredador. La llamada izquierda, al igual que la derecha, defienden el mismo orden de cosas: la sumisión al mercado, la información, los bancos y, en definitiva, la dictadura del tiempo, el dinero y el trabajo. Por eso igual da izquierda o derecha, hermana: ambos son, por igual, enemigos y verdugos de la vida.
Que no nos engañen ni un minuto más.
Tuyo que te quiere.

lunes, agosto 02, 2004

dos perros

Tócame sin manos.
Bébete mi sangre.
Mírame pero sin ojos.
Flótame sin aire.
Piérdeme el camino.
Bésame sin besos.
Nunca escuches lo que hablo,
salvo si hablo en sueños.

Y ahora que ya sabes lo que pido
podemos, amor mío,
follar hasta caer desfallecidos.
Quiero que me ames sin amor
como se aman dos perros.

Llévame contigo
a ninguna parte.
Cuéntame sólo mentiras.
Cómeme sin hambre.
Todas las falacias
que nos enseñaron,
todas, todas, esta noche
ya por fin se han terminado

Y ahora que ya sabes lo que pido
podemos, amor mío,
follar hasta caer desfallecidos.
Quiero que me ames sin amor
como se aman dos perros.

Otro tema de Vicente