miércoles, diciembre 01, 2004

el regreso de los mitos

Ángeles caídos
de estrellas demasiado
fugaces
se han venido a posar
justo bajo mis pies cansados.
Llegaron a mí
con perdones vacilantes y encorvados
sífilis infectadas
aromas de algún que otro verano.

Les puse una horrible canción de moda.
La bailaron sin gracia.
Los tiré a la basura.
Me quedé con sus alas.


de Iván Mariscal