sábado, noviembre 13, 2004

galaxia caníbal

La noche está llena de trampas sin nombre.
Enormes agujeros que engullen
hasta el último rayo del amor.
Cualquier cosa que digas
podrán utilizarla en tu contra.
Las bombas que les lances
serán el alimento
de sus perros de presa.
El amor les hace débiles
siempre y cuando no lo toquen.
A veces es mejor cerrar la boca
y esperar a que, al fin,
se acabe el combustible.

Pero, mientras,
mantengamos con fe las coordenadas.

No podemos relajarnos.
Ni olvidarnos del peligro.

1 Comentarios:

Anonymous lau dice...

un causal encontronazo con tu blog....yo buscaba otra informacion.... y me he embobado por un rato sacandome del stress donde staba metida!muchas gracias....ha sido un placer ....saludos lau!

7:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home