miércoles, octubre 13, 2004

gopegui

La señora Belén Gopegui ha levantado la sangre de los bienpensantes con su novela, recién sacada a la luz, El lado frío de la lamohada,donde, al parecer, no se corta un pelo, como una gata panza arriba, defendiendo la revolución cubana. En laentrevista escondida en el título del post, pueden ustedes leer sus valientes declaraciones a pecho descubierto, de las que extraigo aquí un puñado al azar. Son respuestas a preguntas, como se intuye, todas del mismo corte, pero emociona cómo esta mujer echa redaños y, al responder, no le tiembla la voz.
En estos tiempos de recatamiento y domesticación, de intelectuales de manitas blancas y ladradores de la voz de su amo, que gente como Belén Gopegui tenga esta valentía me parece secillamente inexplicable. Brindemos, amigos, por esta tenaz guerrillera.

El modo de producción capitalista tiene que ejercerse con una continua violencia porque la realidad es más amplia y se le resiste.Continuamente debe reforzarse, afianzar posiciones, atacar de nuevo (...)
No somos muy pocos (
los que defendemos la revolución cubana). No tenemos tribunas, no tenemos púlpitos como sí los tienen las Rosa Montero y companía que nos acusan de ser doctrinarios. Pero somos muchos, a veces quizá demasiado dispersos. En cuanto a los medios de comunicación de grandes grupos, imagino que Cuba ha sido abandonada porque en este momento ya ha empezado a cundir la voracidad, el deseo de obtener beneficios si se produjera la llamada transición que buscan (...)
Si la democracia es que el pueblo participe en los asuntos del gobierno, la participación en Cuba es más habitual y en más materias de lo que lo es aquí. Creo que Cuba quiere avanzar hacia una democracia participativa que es por lo que habría que luchar tanto en Cuba como aquí. Si usted se refiere por encarcelar a detener, juzgar y que después se produzca una pena de prisión, desde luego que no se ha hecho eso con personas que no están a favor del régimen, sino con personas que trabajaban para organizaciones directamente controladas y financiadas por la misma agencia de inteligencia que contribuyó a derrocar violentamente a Salvador Allende.
No estoy segura de que un escritor de ficciones sea exactamente un intelectual, sí creo que contribuye a crear el imaginario colectivo y que su papel es el de procurar, como mínimo, que ese imaginario no sea falso.

2 Comentarios:

Blogger David Franco Monthiel dice...

viene la póxima semana a Cádiz, miguelange, espero verte allí. ya te mandaré el programa de las jornadas. tambien creo que va a presentar el libro. Hablaremos con ella.
un abrazo muy fuerte, chapa

1:16 a. m.  
Blogger garcía argüez dice...

pues a ver si logramos ir a verla juntos
ojalá escaparme y el día/hora me venga bien (parezco un puto yuppi, jejeje)
tenme al corriente, hermano

6:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home