viernes, septiembre 03, 2004

párrafos ejemplares (I)

En todas aquellas estaciones meridionales subían al tren viajeros exuberantes, rollizos, aligeres y coloradotes, como los que tocan en las bandas de música los más grandes trombones y las más desgarradoras cornetas. Venían hablando alto, riendo, continuando una conversación emprendida en tierra, que contrastaba grandemente con las de los que llevaban muchas horas de tren, conversaciones a adaptadas al viaje. Aquellas charlas de tierra firme llenaban los vagones de un provincianismo que parecía retrasar la marcha del convoy.

de Edgar Neville