jueves, septiembre 02, 2004

copla infiel

A la mujer que yo quiero
no le hacen falta diamantes,
ni collares ni alianzas para entregarse a sus amantes.
La mujer que yo quiero no es de esas mujeres
que necesitan flores envueltas
para saber cuando un hombre la quiere.
La mujer que yo quiero no es de esas mujeres
que necesita escuchar promesas
para querer al hombre que ella quiere.
A la mujer que yo quiero nunca le ha gustado
que le digan ni la llamen reina de su casa
porque con tener corona nunca ella ha soñado
no tiene casa, corona ni reino:
su casa es el mundo y el mundo es su casa.
A la mujer que yo quiero
no le hace falta esta cantinela
y le sobran los piropos
y sólo es guapa si le da la gana,
ni es anciana ni es mozuela
no es esposa, no es abuela,
madre, ni novia, ni hermana.
A la mujer que yo quiero
no le importa quien le cante
ni lo que diga con esta copla.
Que la mujer que yo quiero
no tiene ni dueño, ni nombre, ni piel
No tiene rostro concreto,
ni tiene cara, ni tampoco cuerpo
porque es la mujer que vive dentro de cada mujer.

3 Comentarios:

Blogger El misionero dice...

Megacrack. Vuelve a lo comparsa anda.

8:24 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Ya era hora, amiga, de que las que no tenemos memoria ni culturilla carnavalesca pudiéramos disfrutar de estas letras suyas. Un enorme placer nuevamente y sepa usted se la pediremos nos la brinde la vez que a ver si a vez pronto nos vemos. Besos, brazos y no sé yo ya qué más decirle a usted, señor Argüez. Cuídense.

Erdelazubia.

6:21 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

hey, lusita
que bien saber de ti. tengo muchas ganas de verte y abrazarte, hermano.
No dejes de visitar las bitacoras cuando el cuerpo te lo pida.
Abrazos enormes pa ti y pa la nieves, salud y resistencia

12:23 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home