sábado, agosto 21, 2004

un sencillo y bonito lema vital:

Despacito y medio en broma...
pero llegamos a Roma