sábado, agosto 21, 2004

plegaria a los pies de maximón

Por eso escucha ahora, Maximón,
La triste letanía de estos pobres
Que elevamos a tu trono de aguardiente
El último rescoldo de nuestras esperanzas
Escucha que es tu pueblo
Y no el de Jesucristo
El que ahora sollozando te suplica

Por todas las criaturas humilladas en el barro
Oh negro Maximón señor del humo
Danos el canto de la tierna rebeldía

Por todas las palabras desangradas sin pausa en las aceras
Oh agrio Maximón príncipe sin reino
Danos palos enormes para ahuyentar los zopilotes

Por tantas velitas retumbando en la negrura de los pozos
Oh bello Maximón señor de los escupitajos
Danos el fuego y el alcohol para acabar con las bacterias

Por los cadáveres ocultos en el lodo de la historia
Oh sucio Maximón gladiador de la gangrena
Danos refugio para el viento y danos dientes para tu carne

Porque estamos ya tocando el limo oscuro y muerto del fondo del pantano
Oh ebrio Maximón capitán renegrido de los aires
Danos agua para limpiar el olor de la carroña

Por el aliento caliente con que resuella la maleza
Oh dulce Maximón oscuro paladín de las telas de araña
Danos una hermosa canción para cantar con nuestros hijos

Por las lágrimas rojizas en los ojos enfermos de las niñas
Oh zambo Maximón arcángel de la escoria y de las llagas
Danos entendimiento para discernir siempre lo más necesario

Por el miedo de los perros que ladran en el maizal
Oh sabio Maximón jardinero de las flores resecas
Danos garganta para gritar de ira y manos para agarrar las armas

Por el virus caníbal que enmascaran las ofrendas del Gran Predicador
Oh viejo Maximón maestro de los niños muertos
Danos un viento que arranque la máscara del mundo

Porque ahí fuera el sol calienta y hace frío, sin embargo, en nuestras casas
Oh fiero Maximón enorme insecto negro que asusta a las muchachas
Danos paz para los muertos y cólera y furor para los vivos

Porque nada podemos sin tu ejército de parias
Maximón
Porque todo se pierde si olvidamos las fosas comunes
Maximón
Porque es la ira el método de hacer frente a la amnesia

Escucha Maximón
Mi cuerpo está encendido con la sangre de los indios


Los muertos cantan solos


Las calles piden fuego


La gente corre a gritos por mis venas

2 Comentarios:

Blogger manlio dice...

Doy fe de un vuelco de mi corazón al leer tu poema.¿Cómo diablos adquiriste esta visión siendo un foráneo del Maximón Tzutuhil? Soy investigador de Rilaj Mam, mi tesis de licencatura en psicología clínica se basó en Maximón. He poemario en edit. Letra Negra y prontó microrelatos uno basado en nuevos escandalos de Maximón,encontrar tu poema, sincronicidad. Saludos desde Guatemala.

8:49 p. m.  
Blogger garcía argüez dice...

Amigo Manlio:
yo también siento un escalofrío al leer tu correo y comprobar qué maravillosos azares en la red acaban haciendo que las personas se encuentren.
Sí. Estuve en Santiago Atitlán visitando a Maximon. No entendí nada pero lo comprendí todo. Fruto de aquel periplo es el poema. Y muchas otras cosas.
Mi correo es garcia.arguez@gmail.com, para lo que necesites. Me ecantará saber de tu tesis y de tus escritos.
Un abrazo.

1:44 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home