miércoles, julio 21, 2004

un poema

Oh, deja que lloren. Para esos que nunca han buscado
la verdad que yace detrás de cada palabra,
a ellos la definición correcta de la palabra no les será dada.
Continuarán ciegos entre los ciegos.
Pero tu, oh palabra, tan clara, tan fuerte, tan pura,
dices todo lo que yo por meta he tomado.
Te entrego al futuro, tú eres segura.
Cada uno, por lo menos, despertará de sí mismo.
 
 
Soy un anarquista, por lo que no reinaré
y tampoco seré reinado.


de John Henry Mackay