domingo, julio 11, 2004

telegrama a los arquitectos de Babel

Que no suspiren tanto
de alivio vuestras vigas.


No está muerta la termita.


Sólo dormita.