domingo, julio 11, 2004

dios

Levanta el pequeño ratoncito la cabeza.
Mira al bosque: enorme, oscuro,
complejo, incomprensible.

Pero qué poco le importa.

Baja luego su hociquillo y roe la avellana caída
sin dar gracias a nadie. Sin pensar.