lunes, mayo 31, 2004

el palacio en llamas de Wu Ming

Estos artesanos de la narración participan en la guerra de metáforas con un lenguaje del entusiasmo; participan en la lucha en el terreno de las significaciones, en el combate entre el vaciado de contenidos de la banalización mediática, la propaganda de guerra o el lenguaje empobrecido que imponen muchas multinacionales y la polisemia fecunda de las narraciones míticas políticamente orientadas, desde el laboratorio político que es Italia en estos turbulentos años de globalización y guerra.
Wu Ming no necesitan renunciar a su autonomía, ni ser forzados a encerrarse a sí mismos en un entorno “underground”, que demasiado complacido se regodea en la marginalidad. Son parte de la multitud que protesta, que lucha por la transformación revolucionaria del mundo. Es la labor de estos escritores una lección gramsciana sobre la lucha por la hegemonía en la cultura popular, conquistada trinchera a trinchera con imaginación, creatividad, lenguaje, guerrilla de la comunicación, cualidades de autoorganización y copyleft en un mundo en guerra preventiva para preservar la paz económica de los poderosos. Contra ellos, una vez más, nosotros las multitudes nos rebelamos.


David Franco Monthiel en www.rebelion.org free porn download horarios dios verdad